inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
04/02/2010 - Juan Luis Sánchez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Opá, yo viazé un blog!
Verano de corrupción
En defensa del mundo musulmán
Dejad que los niños se acerquen a Potter
El cine y la palabra
El Gobierno siembra el ‘chaos’
Tazas de café
16 minutos
Carta a la madre
Verano de jueves, solitarios y espías dobles
Chuck Norris se mosquea
Se fue Antonio Gasset, acabó la crítica de cine
Hurra por Bardem
España vista por Hollywood
El aceite de la muerte
Dijo que esta mañana vendrá
Madrid cosmopolita
Crónica de una muerte anunciada
Avaricia desmedida en plena crisis
El ‘nobelista’
El recuerdo de El Equipo-A
El libro de moda
Papá, vaya nombre me has puesto
Genios del marketing
El chico biónico
El 23-F de cerca (s)
No saber perder
Tres desgracias seguidas
Del rosa al negro
El retorno del friqui
Zapatero resucita la censura
El lehendakari cita a Eastwood
Zombies, Jane Austen y Natalie Portman
La maldición de la actriz
¿Será capaz Almodóvar de rodar una película de terror?
Lope: el fiasco del año del cine español
Conspiración de mujeres (Día Mundial del cáncer de mama)
A Peter Jackson le crecen los hobbits
WikiLeaks: Esta vez es la guerra
La guerra de la sucesión de ZP
¡Terror en el Festival de Málaga!
Viajar en metro:la gran aventura
The walking dead y la publicidad aberrante
Yo he sobrevivido a El Principito 2
¿Son los Pitufos propaganda comunista?
Oda a la 'cocreta' congelada
Donde dije Viggo (Mortensen) digo Diego (Alatriste)
Biografía de Steve Jobs: Adiós Mister Chips
"The Artist" es mutis: ¡Que me devuelvan el dinero!
¿Quién protege a nuestros hijos de la televisión?
Juan Luis Sánchez

Diferentes personas corrientes de edades distintas, descubren por separado que poseen habilidades sobrehumanas. Algunos leen el pensamiento, otros mueven objetos. Les persiguen unos misteriosos tipos con traje. ¿Les suena el argumento? Pues no, no estamos hablando de Héroes. Por sorprendente que parezca ése es el punto de partida de una serie española que ha arrancado con buenos datos de audiencia, Los protegidos, cuyo título hace referencia a una película, también superheroica, de M. Night Shyamalan.

Se puede plagiar bien (Doctor Mateo es una evidente versión libre de Doctor en Alaska, y Acusados toma ‘prestados’ muchos elementos de Daños y perjuicios y ambas series funcionan). Pero no es éste el caso. Pronto, la serie deriva hacia los tópicos cañís y se parece mucho más a Los Serrano -con enamoramiento entre chico y chica que conviven como hermanos- que al modelo a imitar. Por supuesto está todo filmado con iluminación colorista en plan Manos a la obra, estilo ‘Pepe, mete más focos que se tiene que ver muy bien todo, que brillen los decorados’.

Cuenta con un actor estupendo como protagonista, Antonio Garrido, cuyo personaje no se parece en nada a los que ha interpretado para otras series, como Los simuladores o La chica de ayer

En principio, es loable que intente ser una serie concebida para el público familiar. Por eso los protagonistas pertenecen a diferentes rangos de edad, al estilo de Médico de familia. Les falta la ‘superabuela’ (aunque hay unos maduros caseros copiados de Los Roper y de Un hombre en casa), pero en general los personajes son de todas las edades, incluyendo niños gritones modelo Farmacia de guardia. Incluso los episodios intentan enviar reflexiones sobre algunos temas como la mentira, como si fuera una fábula.

Que uno entiende que las series tienen que reflejar la sociedad, y que los niños modositos de Verano azul no quedarían realistas hoy día. Pero se mire como se mire, no se entiende que si sus promotores pretenden que la veamos en familia, los protagonistas no paren de usar palabras malsonantes. Las superatractivas niñas adolescentes lucen sugerentes minifaldas, y juegan al strip-poker, como método para llevarse a la cama a uno de los protagonistas. Y los niños hablan de asesinatos sangrientos y cabezas que explotan. En fin, otro intento de rodar una serie familiar que yo no vería con mis hijos. Mucho protegido, pero a los pequeños nadie les protege. Apaga la tele y vámonos.

j-lsanchez@estrenos21.com
juanluissanchez.blogspot.com
 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic