inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
05/12/2014 - Juan Luis Sánchez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Terele Pávez y Juan Diego en el Ricardo III. / Sergio Parra
El Ricardo III "reinventado" del Teatro Español

El gran Luis García Berlanga y su guionista Rafael Azcona se quedaron cortos al describir el surrealismo de España. Es lo que me vino a la mente cuando acudí recientemente a la céntrica sala donde Juan Diego protagoniza ahora mismo "Ricardo III", de William Shakespeare, o al menos es lo que yo pensaba que iba a ver, pues por las prisas del mundo moderno, y el poco tiempo con el que cuento últimamente no me informé bien. Culpa mía, sin duda.  

Cuando llego al Teatro Español me entero de que no va a ser así. No había leído la letra pequeña. O sea, en el cartel pone en grande “Ricardo III”, sí, pero cuando te acercas descubres arriba "sueños y visiones del rey", y también indica que el autor es William Shakespeare, aunque en pequeño deja claro que "basada en la dramaturgia de José Sanchís Sinisterra". Menudo susto. 
 
Pasada media hora de cuando se supone que tenía que comenzar, no han abierto ni las puertas. Entonces aparece el nuevo director artístico del Español, el mismísimo Juan Carlos Pérez de la Fuente y se enfrenta a una multitud enfervorizada. Me resulta curioso que mis compatriotas enseguida se pongan de los nervios. "Sinvergüenza", le gritan (tampoco es para tanto), "Esto con Mario Gas no pasaba", clama otro individuo cabreado, haciendo referencia a su predecesor en el cargo. ¡Un poco más y le linchan! El pobre hombre trata de explicarse, aunque no se le escucha mucho, entre tanta gente, así que sólo entiendo que existe un problema técnico, pues se ha recalentado no sé qué cacharro, y esperan a ver si funciona (a lo mejor ni siquiera dijo eso, pero algo en la misma línea).  
 
No me gustaría cuestionar al adaptador, el antes mencionado Sanchís Sinisterra, de quien por cierto me encantó su "Ñaque o de piojos y actores", brillante homenaje al Siglo de Oro. Pero (sí, lo habéis adivinado, aquí viene un 'pero'), ¿realmente era necesario enmendarle la plana al gran bardo británico? O sea, finalmente sí se pudo llevar a cabo la representación, y descubro que han incorporado el recurso del flash-back a la obra del autor, así que la función comienza la noche antes de la Batalla de Bosworth, cuando el personaje central rememora los mejores momentos del clásico texto, resumidos, o con otras palabras. Como si Shakespeare estuviera equivocado, porque no supo ordenar bien su obra, y en realidad la cosa no tenía que versar sobre la ambición, como él pretendía, sino sobre la culpa y los remordimientos, temas que trató bastante bien el escritor por ejemplo en "Macbeth". ¿Por qué no han representado esa otra obra? Si no se te ocurre un sitio mejor que a Shakespeare donde colocar la tercera escena del quinto acto, déjala dónde estaba.  
 
¿Le haría gracia a Sanchís Sinisterra que William Shakespeare siguiera vivo y reescribiera su "¡Ay, Carmela!"?  Por cierto, si la multitud la hubiera tomado a golpes contra el pobre Pérez de la Fuente por el cacharro recalentado, me pregunto si en el momento de morir habría exclamado: "Un cacharro, ¡mi reino por un cacharro!". 
 
j-lsanchez@estrenos21.com
juanluissanchez.blogspot.com
 

 

Comentarios: 1
Annete dijo el 11/12/2014 a las 16:26h.
Muy bueno, seguro me lo he pasado mejor leyendo el artículo que si hubiera ido a ver la obra.    Avisar al moderador








Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic