inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 20 de agosto de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
05/12/2012 - Juan Julián Elola Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
Sanidad privada: más telefonistas que enfermeros

Algunos llevamos más de 10 años denunciando el progresivo proceso privatizador que se está realizando en la Comunidad de Madrid sobre el Sistema Sanitario. No es una consecuencia de la crisis y de los recortes, sino un giro por motivos ideológicos, planificado desde hace tiempo, que se ha venido desarrollando poco a poco con el atractivo nombre de colaboración público-privada, y que ahora se va a completar bruscamente. Desde la última época de Ruiz Gallardón y, sobre todo, durante los gobiernos de Esperanza Aguirre, se ha puesto en manos de empresas privadas la organización y la gestión de los recursos sanitarios y, finalmente, se va a proceder a cederles los profesionales sanitarios; ámbito en que ya se había entrado con el Hospital de Valdemoro pero que, salvo eso, permanecía intacto.

No es menor la consecuencia directa de esta privatización de la gestión. El objetivo, lógico, de cualquier empresa es ganar dinero y tener unas cuentas de resultados positivas, repartiendo dividendos entre sus accionistas. En este caso no hace falta ser muy hábil para deducir que la compañía adjudicataria tiene que ingresar más dinero del que se gaste. No vale con simplificar en que una mejor gestión puede ocasionar una reducción de costes, cosa que por otro lado se podía haber hecho manteniendo la sanidad en el ámbito público. Se tratará, sin duda y forzosamente, de recortar gastos. Eso implica reducciones de personal y de recursos materiales, y selección de las patologías a atender. ¿Cómo si no se podrían alcanzar unos beneficios que justifiquen la intervención?

En 2010, Aliad Conocimiento publicó su “Estudio del Sector Sanitario Privado en España”. Es fácilmente accesible en la red. Llamaba la atención que el colectivo principal de trabajadores contratados, excluyendo a los propios médicos, era el de telefonistas. Había más telefonistas que enfermeros, psicólogos, auxiliares de clínica, dentistas, fisioterapeutas o cualquier otro tipo de trabajadores. Es lógico si nos percatamos de que la atención telefónica (con trabajadores que además cubrirán seguramente otras tareas administrativas) es la que va a suponer esa primera imagen del paciente ante el sistema. No aporta calidad extra al hecho asistencial en sí, pero da imagen. También se incluía la opinión de los directivos de centros privados, que intuían que se tendría que optar por la contratación de profesionales menos cualificados, reconociendo de antemano la disminución en la calidad que eso supondrá. Tan escandaloso debió resultar que en una actualización del mismo, en 2011, ya no se hace mención alguna a estos dos aspectos. Si la sanidad pública se va a transformar en privada, ese es el modelo al que nos dirigimos, y eso es lo que podemos esperar en un futuro de nuestra asistencia médica. Más fachada que recursos efectivos.

Partiendo de la afirmación de que nuestro Sistema Sanitario Público es excelente, se desmonta y se convierte en algo radicalmente distinto. Supongo que con la intención de que pierda esa excelencia. Se comenzó por el desprestigio de los funcionarios (lo son casi todos los que trabajaban en sanidad), para que no fuera mal acogida una privatización parcial. Ahora, utilizando la crisis como excusa, se completa un proceso que, de llevarse a cabo, será irreversible. Es lógica la Marea Blanca que está intentado evitar este destrozo, pero probablemente inútil. Nuestros hijos no conocerán ya una sanidad pública gestionada por organismos públicos.

 http://elola.blogia.com
@JJElola









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic