inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 21 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
03/06/2014 - Pablo Sagastibelza Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
¿Se darán cuenta?

Las recientes elecciones europeas han dejado un interesante panorama político en España. Por un lado, poco a poco, los dos grandes partidos (PP y PSOE) pierden millones de votos (el PSOE tuvo el peor resultado electoral de su historia); por otro, se va creando un nuevo Frente Popular, al estilo de la II República: varios partidos pequeños con rasgos de izquierdas van ocupando espacio entre los votantes.

Mucho me temo, aunque tenga relevancia, que el motivo por el que los dos grandes se desangran elección tras elección no es sólo el económico, la famosa crisis. Hace falta, y no es la primera vez que esto se escribe, un nuevo modo de hacer política; no sólo nuevas caras, sino nuevas ideas, nuevos modos, un replanteamiento del ser político y del hacer política. ¿Se darán cuenta de esto o seguirán empecinados en lo de siempre? Cambiar las tendencias de voto de todo un país no es sencillo, pero lo que estamos viendo es un aviso a navegantes de que los grandes cansan, y cansan mucho.

El PSOE pierde votos hacia la izquierda y por desencanto; el PP los pierde por desencanto y desilusión renovados (en este país aún no hay un partido serio más a la derecha que el PP, como para que sustantivamente le robe votos por ese lado; en Francia, nos guste o no, sí existe y ha ganado las elecciones).

La campaña electoral ha sido lamentable, aburrida, tediosa, centrada únicamente en discursos artificialmente creados y mantenidos, muy lejanos de lo que al ciudadano realmente le importa, y mucho más lejanos de lo que se cuece en Bruselas. Daba la impresión, una vez más, de que lo único que importaba a los candidatos era si el reparto de poltronas se iba a mantener como estaba o se inventaban reglas nuevas para dejar a uno u otro fuera del carrusel de premios.

La gente está hastiada. Veremos si en las elecciones de 2015 y 2016 sube la participación o la abstención se mantiene en el 50%. Además, a río revuelto ganancia de pescadores: en Cataluña se frotan las manos porque no hay nadie con sentido de Estado que ordene las cuestiones territoriales.

Interesante fenómeno el de los “pequeños” (siempre y cuando a cuatro millones de votos en conjunto se le pueda llamar “pequeño”). Veremos si son un nuevo Ruiz Mateos en política o, por el contrario, están llamados a constituirse en un revulsivo político de calado.

psagastibelza@gmail.com









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic