inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 23 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
07/02/2012 - Pablo Sagastibelza Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Ver además...
Los pobres también celebran a D. Quijote
Navarra
Sugerencias para el verano
Continental Airlines. Nunca mais
La crispación no es de sentido común
Una nueva era
El sentido de la Navidad
Gaspi y la Catedral de Córdoba
Alcorcón en llamas
Semana Santa en Madrid
Periodo electoral: una tortura que no cesa
Malasaña en llamas
¿Dueños de la vida y de la muerte?
Las hienas y los hombres
Un país de ricos
La muerte
Yo soy sietemesino
Heridas abiertas
Cerrar el periódico, apagar la televisión
Una radiografía
Milongas mediáticas
La lupa de los medios
El Aguafiestas
Balance olímpico más bien negativo
Discursos cerrados
Ruptura UPN-PP
Navidades, a pesar de todo
Lo que nos espera
El ‘Pulgarcito’ de América en observación
La caza en el S.XXI
El Gran Circo ZP
Adversus Javier Marías
Cavernícolas en democracia
El avispero centroamericano
Alarmismo inmoderado
Las góticas
Lo más evidente
La cumbre de Copenhague
Discursos vacíos
Dolor de amistad
¿Dónde están los sindicatos?
Desastre y mentira socialista
¿Cooperantes insolidarios?
Anna Karénina: el realismo del amor
Igualdad sólo cuando interesa
Por salud hablemos de otra cosa
¿Vecinos con problemas?
Un año más...
Contrastes del siglo XXI
La Responsabilidad Social Empresarial, ¿maquillaje o realidad?
Elegancia en vertical
Sed de aprender
Pablo Sagastibelza

Esto es lo que me he encontrado en mis primeras semanas de clase en Centroamérica a estudiantes de Comunicación de la Universidad Católica de El Salvador (UNICAES). Muchos sucedidos y anécdotas han ocurrido a lo largo y ancho de estos primeros días, pero la nota dominante es esta: la sed por formarse y aprender, y el respeto a la autoridad académica por ser quien transmite el conocimiento. Muy buenos mimbres para conseguir una buena educación.

Hace casi 20 años que viajo regularmente a la República de El Salvador, pero nunca había tenido la oportunidad de programar una estancia larga, de seis meses en este caso, para impartir algunas materias en la Facultad de Humanidades de la UNICAES. Los proyectos sociales de cooperación internacional habían sido los protagonistas de anteriores visitas.

Las experiencias en estos cuatro lustros han sido múltiples, relacionadas sobre todo con el mundo rural, con los campesinos analfabetos y sus familias. Mucho se podría escribir sobre la humanidad y profundidad vital de esas personas, pero no es este el momento. Toca reflexionar sobre los universitarios de este país.

Escasos medios materiales y económicos, casi sin libros de texto ni acceso a bibliografía, base académica deficiente, instalaciones más que justas, apenas sin laboratorios o estudios técnicos donde desarrollar prácticas, con procesos administrativos deficientes…, un panorama ante el que muchos hubieran desistido.

No es así en El Salvador. Estos muchachos y muchachas desean aprender con pasión y se percatan de la gran oportunidad que tienen al acceder a una Universidad de calado educativo en el país. No quieren dejarla pasar porque se sienten privilegiados. Se ve en el brillo de sus ojos, en el esfuerzo por tomar notas de lo que uno va desgranando en clase, en las preguntas que hacen, sin miedo a que sea absurda o no apropiada en ese momento.
Algunos principios de didáctica general  dicen que motivar al alumno es provocar la sed de aprender. Añaden que puede ser espontánea y surgir del sujeto, pero normalmente parece que hay que provocarla. No sé nada de didáctica, pero lo que puedo constatar es que los chicos y chicas salvadoreños que me escuchan varias horas a la semana tienen esa sed. No sé de dónde la sacan, pero mucho me temo que tiene relación directa con su humildad y un hondo sentido del respeto.

psagastibelza@gmail.com









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic