inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 23 de enero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/09/2009 - Juan Julián Elola Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Ver además...
Vivir Madrid
Acoso a la Giner de los Ríos
Me vais a perdonar, pero no voy a hablar de crisis...
Ganó Obama. Algo está apunto de suceder
2009, año de Darwin
Navidades de Carnaval, enero de Cuaresma
Medidas económicas
La visir-esa que quería ser califa
Internet y las nuevas tecnologías son seguros
¿Eres clase media?
Más Europa
Sin marcha atrás
Vuelve la liga
Felicidades
2009: el año de la crisis
Y los niños sin ordenador...
Dichoso Eurovisión
Estosololoarreglamosentretodos.org
La reforma sanitaria de Obama
El Partido Popular ha perdido el norte
El Severo Ochoa sin transporte escolar
Primarias en el PSOE madrileño
Debate sobre la Huelga General del 29-S
Trabajar más, cobrar menos
DeudaMadrid
¿Eres de los Reyes o de Papá Noel?
La Ley Antitabaco salvará miles de vidas
Madrid está lleno de baches
Nuestra sanidad, ejemplo para EE.UU.
El doctor Montes sigue siendo inocente
Cuando lo urgente no nos deja hacer lo importante
Cambios en la política española
Reforma de la Constitución
Va por ustedes ‘maestros’
Entrevista a Juan Julián Elola, Ex-diputado socialista
El año que vivimos peligrosamente
Listas abiertas, ¿igual que en el Senado?
Oh, rara Navidad
Kim Dotcom
Cuando el trabajo fijo dejó de serlo
Rutina
Para mejorar la educación: más inversión
Si pagas con cacahuetes...
Tasa de basuras: nuevo impuesto en época de crisis
Juan Julián Elola

 

Escucho los motivos, cuestionables, por los que el Partido Popular critica la subida de impuestos a las rentas más altas que planea Zapatero. Al tiempo leo la carta que el Ayuntamiento de Madrid, del Partido Popular, me envía para informarme de un nuevo impuesto que sufriremos los madrileños, gobernados por los mismos a los que oigo decir que a las grandes empresas, o a los ciudadanos con más ingresos, no hay que subirles los impuestos un mísero 1% en esta época en que muchos necesitan una ayudita (‘arrimar el hombro’, lo llamaría yo).

Por contra, el Ayuntamiento de Madrid crea una nueva tasa, un impuesto, que afectará a todos los madrileños, con independencia de su renta, y de forma importante. Madrid mantiene uno de los niveles fiscales más altos, y la intención, demostrada con esta nueva tasa, es que siga subiendo. No lo contrario, como parecerían querer indicar con su discurso. Claro que, en relación con esto, también somos la ciudad española con la deuda más alta, manteniendo una enorme diferencia con el resto. El problema que se ha creado sobre este endeudamiento del Ayuntamiento es quién pagará la cuenta, y todo indica que el mayor esfuerzo lo vamos a tener que hacer las clases trabajadoras. No se ve compensada, ni mucho menos, la política impositiva con los servicios sociales, atención a mayores y discapacitados, escuelas infantiles, políticas culturales y otras asistencias que recibimos los que habitamos en esta ciudad. Para ello no hay más que acercarse a las ciudades de los alrededores, dentro incluso de la misma Comunidad de Madrid.

Parece que el sistema real que propone la derecha española es que paguemos todos un poquito más. O que paguemos todos un mucho más, porque la tasa de basuras no es precisamente barata, y está por encima de los 100 euros para todos los conocidos con los que he tenido oportunidad de hablar sobre el tema ¿No se dan cuenta desde el PP que para muchas familias los más de 100 euros de tasa suponen un desequilibrio en su economía tal que, el mes que tengan que hacer el pago van a tener serios problemas en sus cuentas? ¿No se dan cuenta de que hay muchos madrileños que no pueden pagar alegremente hasta 200 euros de este nuevo impuesto en algunos casos? La tasa de basuras que ahora inauguramos por obra y gracia de Gallardón puede significar un verdadero problema para un buen número de familias, lnuestros vecinos menos favorecidos.

Desde luego, si en la Comunidad de Madrid, suprimiendo los impuestos de sucesiones, de donaciones, de patrimonio, y reduciendo al mínimo la recaudación propia que se puede tener, hasta bajando también los impuestos a los coches de lujo con altas emisiones de CO2, no estamos por encima, más bien incluso por debajo, de otras Comunidades, no parece que la fórmula defendida de que bajar los impuestos a las economías más boyantes, sea la adecuada. Estas estrategias no han demostrado ninguna eficacia a la hora de crear empleo o mejorar la economía. Es hora de plantear nuevas políticas, renunciando a los dogmas o a las posiciones clásicas. Reducir al máximo los ingresos de la región para luego alegar que no hay dinero para mejorar, entre otras, la educación o la sanidad madrileñas no parece la solución más acertada.
 

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic