inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 25 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
16/11/2012 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Telegrama para Pedro

Me ha escrito el poeta Pedro Larrea desde Estados Unidos, entre melancólico y cernudiano, confesándome lo triste de salir de España (o Espuñeta) para inventarse un futuro y de repente darse cuenta de que no tienes un país al que regresar.
En el asunto de nuestros correos siempre escribimos “Telegrama” como una tara más de nuestra rápida cotidianidad donde encontrar hueco en tiempo para lo importante es una odisea. Yo le cuento de la crisis sin buscarle mentirosas palabras de esperanza. Por muy jodido que ande, que por allí se quede que esto de por aquí son arenas movedizas para cualquier futuro que no sea el de un Larra cualquiera, hastiado de mediocridad o de desahucio.

Le cuento también lo que ya sabe: murió Carrillo, se fue Esperanza Aguirre, el Gobierno es débil, la oposición no existe, a Urdangarín lo coñean en la panadería las señoras agarrando el bolso a dos manos, el Rey está nervioso: “la quimera catalana”, comenta. Quimera rima con hoguera y en verso libre con Monarquía... La que le espera a Felipe & LeticiaWert quiere españolizar a los niños catalanes y a mí, que por alguna rara manía me ha dado por el blues, me dicen que quiero galleguizar el delta del Mississippi. Mas quiere romper la baraja, pero primero quiere el rescate como quien le pide la paga a un padrastro. Menos por menos es Mas, se aprendía en mis tiempos de matemáticas elementales. De seguir por aquí eso que llaman eufemísticamente “deriva nacionalista” acabaran por meter a Cataluña en la letrina de Europa. Una pena. Estoy por cambiarle el título a este artículo-telegrama. Se podría titular: De paletos y banderas (unos y otros, los tontos del trapo).

Quizá la solución sea el federalismo ese del que habla hasta Julio Iglesias –afortunadamente cuando habla, por lo menos no canta- sin tener ni puñetera idea pues federalismo y sistema de autonomías son antagónicos y creados sobre bases contrarias: si el de federalismo es centrípeto con estados cediendo a un poder central (como ocurrió en Alemania con la unificación); el sistema autonómico es centrífugo, el café para todos cuando llovía el café y Juan Luís Guerra podía ser Ministro de Interior (seguro que en cualquier circunstancia mejor que el actual). Hemos caído en que es insostenible el castillo de naipes regional existente con la llegada de la crisis, que en la primera curva nos ha llevado enfilados a jugar a los precipicios, lanzando dos o tres generaciones al fondo de las sartenes, pero seguimos como el burro del pozo dando vueltas al agujero de nuestro ombligo.

Un fuerte abrazo.
V.

barboletta2004@yahoo.es

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic