inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 21 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
26/05/2017 - Enrique Redondo Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   1 voto
Un avance necesario
Si hay una corriente que se puede considerar imparable en las sociedades más modernas y avanzadas, es la que se refiere a la protección y derechos de los animales.

Así hace pocas fechas se anunció que Francia prohibía los delfinarios mediante un decreto que establece que los parques acuáticos no podrán adquirir nuevos animales ni criarlos, sino solo mantener a los que ya tienen pero aplicando unas normas de conservación y manejo mucho más estrictas. Y hay que recordar que el mayor parque de atracciones marinas de Europa, el famoso Marineland, está situado en nuestro país vecino, concretamente en la Costa azul, siendo uno de los grandes atractivos turísticos de Antibes. A esto hay que sumar la multitud de localidades y países que por ejemplo han prohibido los circos con animales, han endurecido los requisitos para la venta y tenencia de mascotas, etc.

Es indudable que mucho del trabajo pasa por la concienciación de la población sobre una tenencia responsable de los animales domésticos, pero también parece claro que es necesario un paraguas legal que regule la protección animal. Así, la Comunidad de Madrid dio el primer paso hace pocos meses al aprobar una nueva ley de protección animal conocida como “Sacrificio Cero”, que ha entrado en vigor hace pocas semanas, dotando presupuestariamente a esta iniciativa que tendrá que ser desarrollada por los Ayuntamientos.

Pero el grupo político del Congreso de Ciudadanos, ha querido ir más allá, y por medio de su diputado responsable en protección animal, Guillermo Díaz, está luchando por conseguir una cobertura legal a nivel nacional que prohíba, entre otras medidas, el sacrificio de los animales domésticos que se rescaten de la calle. Y es que parece urgente unificar las políticas de las diferentes Comunidades Autónomas sobre este tema. Y asi lo señala Guillermo Díaz, "A día de hoy, la ausencia de una Ley Marco de Protección Animal provoca que cada Comunidad Autónoma regule según su criterio la tenencia de animales domésticos, lo que a su vez conlleva importantes vacíos legales, diferencias y carencias graves en lo referente a su protección". Y es que no parece de recibo que por ejemplo, en la CCAA de Murcia a los dos días de recogerse una mascota abandonada se proceda a su sacrificio, mientras en el País vasco este plazo llega los 30 días. Urge unificarlo, y tomar el ejemplo de la CCAA de Madrid. Al margen del componente ético de la medida (sin duda lo primordial y más importante) tampoco hay que olvidar el coste de los sacrificios y manejo de los animales rescatados, siendo los cotes de estos procesos bastante elevados. No parece el componente económico pueda ser una gran dificultad (en la CCAA de Madrid consideran que un millón de euros anuales es suficiente)

También hay que señalar que la iniciativa presentada por el diputado de Ciudadanos  va más allá del tema de los sacrificios, incidiendo en diferentes problemáticas. Así, por ejemplo, aboga por un norma general que endurezca la normativa por la que se rigen los criadores y una regulación más estricta sobre la comercialización de los animales (se pide prohibir prácticas tan crueles como la exhibición de cachorros en escaparates), como también un apartado sobre endurecimiento de penas y sanciones por el abandono y maltrato de animales de compañía y la prohibición de la mutilación de los animales excepto por razones estrictamente médicas. Sin duda, una proposición realmente completa.

La iniciativa presentada en el Congreso por parte de Guillermo Díaz es sin duda un gran paso hacia adelante en aras de conseguir un régimen legal de protección animal en un país que históricamente ha estado muy atrasado en el respeto a los animales, y donde  ahora mismo es una clara exigencia social que Ciudadanos ha sabido recoger y dar forma. Esperemos que el resto de los partidos políticos tomen nota y no pongan palos en las ruedas por motivos puramente espúrios o de rédito electoral.

Porque como ya dijo Schopenhauer hace más de 100 años, “La ausencia de derechos de animales es una de las mayores barbaridades de occidente”. Y es que en España va siendo hora de que afrontar este reto.

Enrique Redondo de Lope  @eredelope

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic