inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 22 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
11/01/2011 - Juan Luis Sánchez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Opá, yo viazé un blog!
Verano de corrupción
En defensa del mundo musulmán
Dejad que los niños se acerquen a Potter
El cine y la palabra
El Gobierno siembra el ‘chaos’
Tazas de café
16 minutos
Carta a la madre
Verano de jueves, solitarios y espías dobles
Chuck Norris se mosquea
Se fue Antonio Gasset, acabó la crítica de cine
Hurra por Bardem
España vista por Hollywood
El aceite de la muerte
Dijo que esta mañana vendrá
Madrid cosmopolita
Crónica de una muerte anunciada
Avaricia desmedida en plena crisis
El ‘nobelista’
El recuerdo de El Equipo-A
El libro de moda
Papá, vaya nombre me has puesto
Genios del marketing
El chico biónico
El 23-F de cerca (s)
No saber perder
Tres desgracias seguidas
Del rosa al negro
El retorno del friqui
Zapatero resucita la censura
El lehendakari cita a Eastwood
Zombies, Jane Austen y Natalie Portman
¿Quién protege a nuestros hijos de la televisión?
La maldición de la actriz
¿Será capaz Almodóvar de rodar una película de terror?
Lope: el fiasco del año del cine español
Conspiración de mujeres (Día Mundial del cáncer de mama)
A Peter Jackson le crecen los hobbits
La guerra de la sucesión de ZP
¡Terror en el Festival de Málaga!
Viajar en metro:la gran aventura
The walking dead y la publicidad aberrante
Yo he sobrevivido a El Principito 2
¿Son los Pitufos propaganda comunista?
Oda a la 'cocreta' congelada
Donde dije Viggo (Mortensen) digo Diego (Alatriste)
Biografía de Steve Jobs: Adiós Mister Chips
"The Artist" es mutis: ¡Que me devuelvan el dinero!
WikiLeaks: Esta vez es la guerra
Juan Luis Sánchez

Si hace diez años alguien me cuenta lo que ha pasado con WikiLeaks, habría pensado que se trataba del argumento de una novela de ciencia ficción. Según John Naughton en The Guardian, ha tenido lugar “el primer y auténtico enfrentamiento entre el orden establecido y la cultura de Internet”. O sea, Internet de repente se ha convertido en una entidad con vida propia que ataca al Gobierno estadounidense... ¡Ríete tú del Skynet de Terminator!

Todo esto me tiene tan fascinado y también tan confuso que no he podido evitar escribir sobre el tema. Las últimas noticias me han mantenido todo el puente de la Constitu-ción pendiente de Julian Assange, que está bajo arresto mientras se busca la forma de procesarle por algo, aún no se sabe por qué. Mastercard, Visa y Paypal rompieron sus relaciones con WikiLeaks para evitar que se le hicieran donaciones privadas. ¡Y por este motivo, grupos de hackers están boicoteando las webs de estas empresas!

¿Qué será lo siguiente? ¿Vendrá Terminator? Ya me espero cualquier cosa. De momento, los blogs y líderes de opinión de las nuevas generaciones tienden a ser ‘guays’ y apoyar indiscriminadamente a grupos como Anony-mous, que atacan a los ‘malos’, que son, cómo no, EE.UU. y la SGAE, en pro de una causa que consideran ‘justa’. Hasta el cineasta Ken Loach -que dona dinero a WikiLeaks- ha salido a la palestra y afirma: “Creo que el trabajo que ha realizado Julian Assange es un servicio público”. Pero, ¿son Julian Assange y los funcionarios que aportan información a WikiLeaks tan heroicos y los gobiernos tan malvados que merecen quedar en ridículo? No me parece tan claro.

Examinando filtraciones de WikiLeaks, no he podido evitar fijarme en las que están relacionadas con el cine y el campo de lo audiovisual. Por un lado, ha salido a la luz que Estados Unidos presionó al Gobierno español para que legislara de cara a evitar la piratería. En mi humilde y siempre discutible opinión, más o menos esto ya se sabía y estoy del lado de la industria del entretenimiento, que tantos buenos ratos me ha hecho pasar, aparte de que hasta ahora me daba de comer. ¿Acaso están haciendo los diplomáticos estadounidenses un mal trabajo que conviene filtrar y boicotear para proteger lo suyo, un cine que nos ha divertido a todos? No lo creo. Sí, ya sé que me pondréis comentarios para ponerme a caldo, que yo no soy ‘guay’ y que ‘cultura libre’ y todo esto, pero eso no cambia la verdad.

Por otro lado, también en The Guardian salió un interesantísimo artículo sobre otro asunto que ha salido a relucir gracias a WikiLeaks. Un informe procedente de la embajada estadounidense en Riad destaca la influencia creciente y positiva de series americanas -cita específicamente Mujeres desesperadas y Friends- en la rígida y bastante fundamentalista sociedad de Arabia Saudí, aún bajo un régimen de monarquía absolutista. “La programación americana está ganándose a los saudíes normales y corrientes", explica el comunicado, en el que se recomienda potenciar la distribución de estos programas en Arabia Saudí. ¡Mis adoradas Susan Mayer y Bree Van de Kamp convertidas en heroínas de la lucha por los valores democráticos! ¡Han hecho más que la propaganda oficial yanqui! No, ahora no puedo ir a combatir en la Yihad, porque me pierdo las peripecias de Gabrielle Solis...

Así, la gente bienintencionada que apoya a WikiLeaks parece que por ahora, hoy por hoy, le está haciendo un gran favor al rey saudita, como otros documentos igual le vienen bien a Corea del Norte o China... No está tan claro quién es el bueno en esta película fantaterrorífica.

j-lsanchez@estrenos21.com
juanluissanchez.blogspot.com
 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic