inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
04/10/2011 - Luis Miguel Boto Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
La democratización del Magreb, compromiso moral de occidente
La marcha del presidente, el último malabarismo del PSOE
La fiesta de la democracia
PSOE-Rubalcaba: "la relativización de los principios"
Democracia representativa
Ya somos 7.000 millones
Elecciones Generales
Enhorabuena alcaldesa
Madrid 2020
Los plazos de la democracia
El imperio de la ley
Ya está hecho
Luis Miguel Boto

El domingo 25 se celebró la última corrida de toros en Cataluña. Se cierra así un ciclo de intereses esencialmente políticos y que ha desembocado en una decisión que atenta contra la libertad personal de los ciudadanos.
 
Si a alguien no le gusta un canal de televisión lo que hace es cambiarlo, pero sería ir contra el sentido común promover una ley para que nadie pueda verlo, que es lo que ha ocurrido en Cataluña. Yo no soy taurino, pero no me importa que alguien vaya a los toros. Y si me importara, no puedo imponerle mi criterio. Está en juego nuestra libertad como ciudadanos, pues se pretende restringir y limitar derechos fundamentales y libertades públicas recogidas en nuestro marco legal.

Un logro esencial de la sociedad actual es el Estado de Derecho, donde las Administraciones Públicas tienen su poder y actividad controladas por una carta magna que protege los derechos inalienables de los ciudadanos. Esa esfera de derechos individuales tiene que ser defendida frente a cualquier posible agresión del poder publico por el Tribunal Constitucional, que está estudiando un recurso contra la abolición de los Toros en Cataluña que tendrá que resolver en los próximos meses. 

Debemos estar alerta frente a la delegación sucesiva de la autonomía y libertad del individuo en favor del poder político, a partir de la cual se va construyendo ese Leviatán moderno que es el Estado que, en nombre del bien de todos y de su saber supuestamente superior, quiere llegar a regularlo todo y decidirlo todo. La libertad es nuestro bien más preciado. Porque se pude llegar a extremos tan surrealistas como en el Estatuto de Cataluña, donde viene tipificado que la Generalitat “tiene la competencia exclusiva en materia de ocio regulando las actividades que tengan por finalidad el ejercicio de actividades de tiempo libre”. 

Combatir la realidad con la fantasía es lo que hacemos todos cuando contamos o fabricamos historias, es un juego entretenido mientras nos mantengamos lúcidos sobre las fronteras inquebrantables entre ficción y realidad. Cuando esa frontera se eclipsa y ambos órdenes se confunden, como ocurre en la mente del Quijote, el juego cede el lugar a la locura y puede tornarse en tragedia. En este caso no debemos perder la realidad y pensar las causas reales para impedir las corridas de toros.

Como dijo Albert Camus, aquellos que pretenden saber todo y regular todo, terminan por matar todo.

Desde estas líneas solo quiero recordar que los acontecimientos que estamos viendo en Cataluña bajo mi punto de vista suponen una gran intromisión de los políticos en la vida privada de los ciudadanos. Eso sí, son decisiones apoyadas por la mayoría de los políticos catalanes, que a su vez han sido elegidos por la mayoría de los catalanes y por lo tanto decisiones legítimamente tomadas. Ante esto solo puedo mostrar mi opinión sincera: creo que se están equivocando pero, faltaría más, pueden hacer lo que consideren oportuno. De igual forma, cuando el Tribunal Constitucional se pronuncie, espero el mismo respeto institucional por parte de quienes han votado a favor de la supresión de las corridas en Cataluña.

Ya no hay toros. Supongo que ahora les irá mejor. Por mi parte creo que siempre es mejor crecer que coartar, mejor sumar que restar, y que no es posible canjear unas libertades a cambio de otras.

Concejal Presidente de Chamartín
 

Comentarios: 1
Vicente Renovell dijo el 10/10/2011 a las 17:29h.
Sr. Boto me parece tremendo que critique una decisión que han tomado los catalanes libremente en una votación democrática, pero lo que me parece aún peor es que en ningún momento hable del toro como un animal que siente y sufre como nosotros y al cual se le somete a un martirio cruel e innecesario para la diversión y lucro de unos pocos, por no decir las terribles consecuencias que acarrea para algunos toreros como Juan José Padilla. Creo que fomentar éste tipo de "fiestas" es fomentar la crueldad y la violencia, y usted, dado el cargo que ocupa, debería abstenerse de opinar sobre un tema tan polémico como es la Tauromaquia ya que, me permito recordarle, al 80% de la población no le interesan las corridas de toros o directamente les desagrada profundamente. Recuerde que los políticos han de gobernar para todos como bien dice Mariano Rajoy. Como bien dice "no es posible canjear unas libertades por otras" en este caso la del animal y la de los catalanes que así lo han decidido libremente. Si no es usted taurino al igual que yo, es porque no nos interesa la "fiesta. Gracias por su atención.   Avisar al moderador








Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic