inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 22 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/11/2010 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
Ver además...
Callejeando Madrid
Rocío y la casquería mediática
El Madrid terrible
Relecturas
Fidel Castro
Los vecinos siguen reclamando un hospital en la antigua cárcel de Carabanchel
Muerte en la valla
Al matadero
La extraña pareja
Navidad irrecuperable
Sadam Hussein
Rostropovich y la interpretación
De antros: despedidas y reencuentros
La ópera: “centenariazo”
Jazzeando por Madrid
Bajo máscaras
Lecturas caribeñas
En el Copacabana con Gerardo Porto
Políticos de caza y pesca
Políticas de la imagen
La Duquesa Roja
Sudoku ministerial
Rehab
Nada es lo que parece
Madrid, rue de Varenne 77
Arde Madrid en paganías
Lenguas y endogamias
Desconcertante Winehouse
Demócratas y..., demócratas
Ingeniería de espejos
Zetapé, el fontanero
De Vinila a Adonis, poetas
Así va el mundo...
Gu(lag)tánamo
Los 50´s de Betty Page
No me llames crisis, llámame Lola
Pasarela política fashion week
Francis Bacon en el Prado
Una de piratas
Alejandro Sawa
Coherencia, por favor
De muros y alambradas
Los caminos de Santiago
Bucaneros y poetas
AC-DC
El vaso que no se colma...
Justicia con caducidad: terrorista libre
ZP en Rodiezno
Tránsfugas, ética a muletas
La historia en bucle
Obama, Nobel de la ¿ilusión?
Alakrana
¿Piratería o mercado libre?
ZP, el descabello del Sahara
Víctor Vázquez

 

Mohamed VI ha ejecutado el descabello político de un Zetapé ya moribundo hasta de idealismos: lo último que le quedaba por vender, lo mal que regatea en un zoco. Al presidente se le ve desbordado, sin saber cómo reaccionar ante una situación económica caníbal y aferrado a Moncloa por encima de cualquier otro interés. El objetivo es mantenerse en el poder a toda costa (treinta y siete millones de euros para montar en el País Vasco un museo del carro y otro del chacolí, son algunos de los flecos derivados del apoyo nacionalista). Malgasta para su beneficio y no convoca elecciones esperando remontar la expectativa de voto, mientras enfrente silba un Rajoy electoralista que tampoco mueve ficha con una moción de censura esperando que el descalabro continúe y pescar una mayoría absoluta. Son dos inconscientes que muestran su escala de prioridades en perjuicio del bien común. Votar se vuelve cada vez más difícil con toda esta ralea de trileros de la política.

Con los incidentes (sic) en El Aaiún, el presidente se ha quedado atrapado en su propio silencio, petrificada su ideología como una ruina a medio enterrar por las arenas del Sahara. Marruecos se ve fuerte con el apoyo francés y estadounidense; y sobre todo con el grifo de la inmigración en sus manos que utiliza a modo de chantaje. Es por ello que se atreva a extender sus tentáculos contra la libertad de prensa hasta España sin ningún pudor y exigir no preguntas tras la reunión de su ministro del Interior con Rubalcaba. Sólo fotos, como si fueran bellas modelos absurdas. Lo dijo con mucha claridad el ministro de Exteriores marroquí, explicando que la relación con España depende en un 90% del tema saharaui.

Las crisis destapan vergüenzas y así se recuperan ahora las declaraciones de Trinidad Jiménez en 2002 –gobernaba el PP- al respecto de dar una solución YA al conflicto saharaui en un sentido totalmente contrario al que ahora defiende con silencios y tibiezas desde el Ministerio. Vivimos en una época de credibilidad cero donde la triste pauta a seguir debería ser: todo el mundo es gentuza hasta que demuestre lo contrario. Nos resistimos a ello sin embargo porque buscamos desesperadamente algo en lo que creer, y nos devora la frustración al ver que un Gobierno con la medalla de libertario al pecho no se revuelve sin concesiones y contundentemente frente al cerrojazo a periodistas españoles con Luís de Vega (ABC) al que le han retirado la acreditación, y prohibiendo la entrada a periodistas de TVE, Onda Cero, Antena 3, El País, Público, EFE, Ser,… Lo último ha sido dejar entrar a un par de consenso por pacto entre gobiernos; eso sí, vigilados y presionados cuando pretenden contrastar informaciones por vías no oficiales.
 

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic