inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 25 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
10/12/2008 - José Antonio Roca Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Crecimiento de la población subsahariana empadronada en Madrid capital, por países de origen.
El distrito Centro acoge la mayor concentración de población subsahariana de la capital.
Malíes y senegaleses, los subsaharianos más numerosos
El número de subsaharianos empadronados en el Ayuntamiento de Madrid es de unas 15.000 personas. 2.559 malíes y 2.329 senegaleses encabezan la lista de los inmigrantes de este área.

La población subsahariana empadronada en la ciudad de Madrid se mantiene estable en torno a las 15.000 personas desde hace tres años, cuando se pusieron en marcha los dispositivos de acogida para este colectivo, como consecuencia de la desviación de inmigrantes ilegales procedentes de este área desde Canarias, Ceuta y Melilla a la capital de España. Si se amplía la zona de estudio a la Comunidad de Madrid la cifra aumenta hasta los 37.000, cifra que supone el 30% de la inmigración africana empadronada en la comunidad madrileña. 

Las cifras son aparentemente insignificantes, ya que el número de extranjeros empadronados en el Ayuntamiento de Madrid a 1 de julio de 2008 ascendía a 566.392 personas, el 17,32% de la población total del municipio y casi un 10% más que un año antes. Pero el colectivo subsahariano empadronado en la capital va creciendo poco a poco y desbancando a otros colectivos del Magreb, como el argelino, que pierde peso a favor de los países subsaharianos.

Malíes y senegaleses
También entre estos hay cambios importantes. Si tradicionalmente los habitantes de Guinea Ecuatorial y nigerianos eran los colectivos con mayor presencia en la capital de España, ahora son malíes y senegaleses los que encabezan la lista, con 2.559 y 2.329 personas empadronadas en Madrid a mediados de este año, cifras que suponían importantes aumentos del 25% y el 34%, respectivamente, frente a las cifras registradas un año antes (ver cuadro).

África subsahariana es la región más pobre del planeta. Treinta y tres países de la región forman parte del grupo de Países Menos Adelantados, la esperanza de vida al nacer es de 46,3 años, el índice de alfabetización de adultos es del 63,2% y el índice bruto de escolaridad del 44%. Además, el crecimiento demográfico sin precedentes durante la década de los 90 se ha traducido en un aumento del número de personas en situación de necesidad. Más de la mitad de la población subsahariana, 300 millones de personas, sobrevive con menos de 1 dólar al día.

El África subsahariana es víctima también de grandes pandemias, que además de su trágico impacto en términos humanitarios suponen un pesado lastre para el proceso de desarrollo del continente. Más de dos terceras partes del total de personas infectadas con el VIH-SIDA se hallan en África. Junto al SIDA, la malaria y la tuberculosis causan también estragos en la región. El 90% de las muertes causadas por la malaria se producen en África, donde cada día 2.800 personas pierden la vida por esta enfermedad.

A la vista de estos datos no resulta tan increíble la trágica aventura de las pateras. Según datos de estudios recientes realizados en la Comunidad de Madrid entre inmigrantes africanos, el 53% de ellos vino a España en búsqueda de su primer empleo; el 40% para mejorar su calidad de vida, y el 25,5% simplemente por falta de empleo en su país de origen. No todos los inmigrantes africanos consiguen lograr su objetivo, pero entre los que lo consiguen, una tercera parte ha logrado emplearse en el sector de la construcción, un 25% en el comercio y la hostelería y un 10% en la agricultura. El 90% de los encuestados trabaja por cuenta propia y sólo un 3,1% lo hace por cuenta propia. De todos ellos, el 12% ha tenido alguna vez acceso a las prestaciones por desempleo.

Agrupación por distritos
Aunque la crisis puede hacer modificar sus expectativas, las encuestas de los observatorios de la inmigración sobre su asentamiento futuro son muy claras: un 36,5% de los subsaharianos que viven en Madrid asegura que volverá a su país en unos años, un 8,8 % considera que lo hará cuando le llegue la jubilación y un 31,6% asegura que tiene la intención de establecerse en España.

Como suele ocurrir cuando uno se establece en el extranjero, hay una tendencia clara a asentamientos por distritos según los países de procedencia o a juntarse en asociaciones, aunque sólo asciende al 22% la proporción de los subsaharianos que se animan a asociarse. La concentración es mayor a la hora de elegir el lugar de residencia. Los distrito que acogen a mayor proporción de inmigrantes son: Centro, con un 27,34% de inmigrantes sobre la población total del distrito; Usera, con un 24,25%; Villaverde, con un 23,7%; Carabanchel, con un 23,6%, y Tetuán, con un 22%. 

Según los países de procedencia, los distritos de asentamiento varían. Así, mientras los malíes prefieren Carabanchel y Latina, los senegaleses se inclinan más por Centro,  los nigerianos por Villaverde y los guineanos se reparten entre Villaverde, Cara-banchel, Usera, Moratalaz y Vallecas.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic