inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 21 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
10/12/2008 - Almudena Cortés Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
A. León con una de sus réplicas, El Descendimiento de Cristo, de Rubens.
El Apocalipsis del Beato de Liébana, en Casa Cantabria
Elena Martínez de Pinillos, presenta las reproducciones de las ilustraciones del manuscrito de este monje cántabro. También Adolfo León muestra sus óleos durante este mes.

 

Dos importantes exposiciones ocupan durante este mes las salas de la Casa de Cantabria. Por un lado, y sólo hasta el día 15, po-demos ver las reproducciones de las miniaturas que acompañan al manuscrito del Beato de Liébana, en su Comentario del Apocalipsis de San Juan. Por otro, las obras de dos grandes artistas cántabros, Adolfo León, con sus réplicas y originales  y las acuarelas de José María Riancho. 

El Beato de Liébana en Madrid
El Beato de Liébana, monje nacido en Cantabria en el 740, escribió un manuscrito titulado Comentario del Apocalipsis, que ha pasado a la Historia del Arte debido a las ilustraciones que acompañaban a di-chos comentarios. Elena Martínez de Pinillos se enamoró de estas ilustraciones en un viaje al Monas-terio de Santo Toribio de Liébana, y se decidió a intentar reproducirlas. Para Elena, ésta ha sido su primera incursión en el mundo de la pintura; comenzó en 1995, y ahora muestra el resultado en la Casa de Cantabria. Sus obras, puestas a la venta, están repletas de símbolos sobre el fin del mundo, el  Bien y el Mal... todo en unas obras muy coloristas y plagadas de historia. 

Acuarelas y réplicas
Adolfo León es una figura importante, no sólo en la pintura, sino también en el mundo del Ballet, donde ha conseguido grandes triunfos y del que se retiró en 1999. Se ha dedicado también a diseñar decorados y el vestuario de importantes ballets y óperas. 

Su pintura, de suaves pinceladas, transmite serenidad y belleza. Son importantes sus reliquias, de las que en esta ocasión podemos observar, entre otras, la de Las Meninas, en la que Adolfo da al cuadro la luz que debió tener en la época en la que se pintó. 

León, que dirige una sala de exposiciones, quedó sorprendido por las acuarelas de José M. Riancho Mena. Ahora ambos artistas se unen en la Casa de Cantabria du-rante todo este mes. Se trata de  un conjunto de acuarelas en las que predominan los bodegones, las flores y los paisajes.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic