inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 16 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
27/11/2007 - Jorge Bustos Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Los vecinos esperan ansiosos la reubicación de los ‘chirimbolos’
El alcalde se ha comprometido a reubicar las pantallas que resulten más invasivas.

‘Pantallazos’ o ‘chirimbolos’; tanto da cómo los llamen. En lo que sí hay acuerdo es en el rechazo generalizado que ha provocado su implantación en según qué zonas. Nos referimos a las nuevas pantallas publicitarias que desde hace unas semanas pueden verse en muchas calles principales de Madrid. En los próximos cuatro años el Ayuntamiento -que percibirá 160 millones de euros por la concesión publicitaria- instalará 900 pantallas de 3x2, 4x1 y 8x3 metros, así como monopostes de 52 metros cuadrados. El principal reparo que les encuentran los vecinos es su tamaño excesivo y ubicación desacertada, pues rompen el equilibrio estético de numerosos puntos de la capital. Pedro Miguel Ortega, un vecino de Retiro, se dirige a este periódico para denunciar que algunas de estas pantallas ubicadas en el distrito -por ejemplo en Avenida Ciudad de Barcelona esquina a León Gil del Palacio, en Menéndez Pelayo o en la Glorieta de Mariano de Cavia- suponen “un mareo y una distracción para conductores”, amén del negativo impacto estético ya citado. “Nos quitaron los relojes con termométros; y ahora, cuando se están quitando monopostes y carteles de las carreteras, nos meten estos horrorosos mamotretos hasta en las terrazas de los vecinos, o en las hermosas plazas que tenemos para disfrutar, o en las grandes avenidas, que ahora se van a convertir en campo de batalla desde donde bombardear con propaganda no solicitada”, afirma Pedro Miguel.

Sin embargo, el alcalde no ha hecho oídos sordos a la ola de quejas suscitadas. En seguida anunció que estaba abierto a sugerencias al respecto y el pasado 13 de noviembre, en una entrevista al diario El País, tras reconocer que a él tampoco le gustan declaró que no se plantea retirarlos pero sí se compromete a “reubicar” los que “suponen un conflicto con el paisaje urbano”. Por otro lado, desde el Colegio de Arquitectos de Madrid han agradecido a Gallardón que “haya recapacitado”, pero exigen que las reubicaciones “se hagan rápido” y ofrecen su ayuda para detectar las pantallas que resulten más invasivas. Ahora sólo queda esperar que el alcalde cumpla su palabra.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic