inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 20 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
12/05/2013 - jesusangel Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos   13 votos
El Asedio de Melilla
El Asedio de Melilla
El Asedio de Melilla: 40.000 soldados del Sultán chocan contra la defensa numantina de la ciudad
El Asedio de Melilla se llevo cabo durante más 100 días por el ejército del Sultanato de Marruecos,y respaldado por los británicos y mercenarios argelinos

Antecedentes del Asedio a Melilla

Durante el reinado de Carlos III, quien mantenía excelentes relaciones con el Sultán de Marruecos, con el que había suscripto en 1767 un Tratado de Paz y Amistad, que establecía que la Paz entre ambos soberanos sería firme por Tierra y por Mar. Pero el Sultán Moro pretendía con la ayuda del Reino Unido y de mercenarios argelinos, interpretarlo en el sentido de que sólo se refería a la Paz en el Mar. Así el 16 de septiembre de 1774,anunciaba su propósito de atacar las ciudades españolas en Africa, sin que por ello se extendiera quebrantada la Paz entre ambos reinos.
Para el mando militar de las fuerzas de defensa se nombró al Mariscal de Campo don Juan Sherlock, llegado a Melilla en noviembre de 1774, y se ordenó que los regimientos de Infantería de España y La Princesa estuvieran preparados en Málaga para su envío inmediato a la Plaza en caso de necesidad.
Así el Sultán , bajo la promesa de subsidios británicos y ayuda material para una guerra contraEspaña, Mohammed ben Abdallah reunió un ejército de 40.000 hombres y poderosa artillería (dirigida por tropas británicas) y comenzó a bombardear Melilla .
Melilla comenzó su defensa con una guarnición de 776 individuos de tropa, cifra que durante el transcurso de los hechos aumentó hasta los dos mil doscientos, incluidos en seis regimientos de infantería y las compañías de pie fijo, a los que hay que sumar 887 desterrados que también fueron utilizados en la defensa, utilizándoles tanto en las obras como en el combate, incluyéndoles en las unidades de la Plaza.
Desde el primer momento los sitiadores se emplearon en el asedio con todos sus medios, especialmente de artillería, que no dejó de lanzar proyectiles sobre la Plaza día tras día, hasta el punto de que a los veinte días de comenzado el sitio se estimaba que habían caído sobre los recintos cerca de 3.000 proyectiles de todo tipo.
De nuevo la Pérfida Albión tomaba cartas en contra de España y en medio del asedio, un convoy británico que llevaba ayuda para las tropas del Sultán que asediaban Melilla fue interceptado y capturado por la Armada Española.La escuadra del capitán de navío don Francisco Hidalgo de Cisneros participó en la defensa con cuatro fragatas, ocho jabeques y cuatro navíos, cuidando de mantener libres las comunicaciones con Málaga e impidiendo que el enemigo recibiera ayuda por mar, al mismo tiempo que utilizaba su artillería en el bombardeo del campo marroquí.
Por otro lado, losturcos( con los que los españoles gracias a la gran labor diplomática de Carlos III mantenían muy buenas relaciones ) empezaron a presionar las fronteras orientales de Marruecos. El Mariscal de Campo don Juan Sherlock logró romper el cerco a Melilla, una situación agravada para Ben Abdallah por la deserción de los argelinos y la imposibilidad de ayuda de los británicos, lo que ponía prácticamente al límite a las fuerzas moras que se desangraban poco a poco.
El día 19 de marzo de 1775 (el fin del Asedio a Melilla es aún conmemorado como Nuestra Señora de las Victorias) ,festividad de San José, convencido el Sultán de la inutilidad de sus esfuerzos para conquistar la ciudad, decidió levantar el sitio, retirándose con su ejército, no sin enviar antes una parlamentario, con una carta al monarca Carlos III, llena de protestad de amistad, en la que solicitaba el restablecimiento de la paz, que tan caprichosamente había violado.
Consecuencias del Asedio a Melilla.
Las bajas de las fuerzas defensoras, se elevaron a 117 muertos y 509 heridos, de los que algunos fallecieron más tarde.
El número de proyectiles que cayeron durante el Asedio a Melilla fueron alrededor de 8.500 bombas y 4500 balas de cañón destrozando prácticamente la ciudad.
El Asedio de Melilla fue ocasión para que resucitara la intención, por parte de algunos de los ministros de Carlos III, de abandonar la Plaza e incluso volarla, y aunque, al parecer, el Rey estaba de acuerdo con ellos, la idea fue olvidada con el paso del tiempo.
Con la paz de Aranjuez de 1780, Marruecos reconoció la soberanía española de Melilla hasta nuestros días.

 

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic