inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
07/12/2014 - jesusangel Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos   11 votos
La batalla de Gibraltar: España retoma la iniciativa en el mar contra la hereje Holanda
La batalla de Gibraltar: España retoma la iniciativa en el mar contra la hereje Holanda
La batalla de Gibraltar: España retoma la iniciativa en el mar contra la hereje Holanda
La batalla de Gibraltar: España retoma la iniciativa en el mar contra la hereje Holanda
La batalla de Gibraltar: España retoma la iniciativa en el mar contra la hereje Holanda
La batalla de Gibraltar de 1621: el combate naval donde la armada real venció a una escuadra holandesa muy superior.
Después del combate naval acaecido en Gibraltar el 25 de abril de 1607 durante la Guerra de los Ochenta Años en el que una flota de las Provincias Unidas de los Países Bajos sorprendió y atacó durante cuatro horas a la flota española amarrada en la bahía de Gibraltar y que terminó con una victoria holandesa. Vendría el combate naval en el Estrecho de Gibraltar del 10 de agosto de 1621, donde la armada real al mando de don Fadrique de Toledo venció a la escuadra holandesa.
 
Antecedentes de la batalla de Gibraltar 1621. 
 
La tregua de los Doce Años, también llamada tregua de Ambéres, fue un tratado de paz firmado en 1609 entre España y las Provincias Unidas de los Países Bajos; supuso un receso pacífico en la guerra de los ochenta años que los holandeses mantenían contra el Imperio español desde 1568 para conseguir su independencia. En este periodo de paz en Europa, España mantenía su preponderancia en Europa como primera potencia política, económica y cultural a nivel mundial. En 1621 ambas potencias no lograrían ponerse de acuerdo para prorrogar la paz, rota la Tregua de los Doce Años, una armada española de nueve naos al mando de Fadrique de Toledo, apostada en el Estrecho, interceptó una flota holandesa de 20 navíos armados y 30 mercantes que regresaban a su patria procedentes del levante mediterráneo, de cuyas resultas cinco navíos holandeses fueron hundidos y dos apresados. Se considera como la primera acción importante librada tras la ruptura de la tregua.
 
Desarrollo de la batalla de Gibraltar 1621. 
 
En el año de 1621, siendo conocedor Fadrique de Toledo que una flota mercante holandesa con protección iba cruzar el Estrecho, ordenó prepararse para zarpar y situar su escuadra en la bahía de Cádiz, al mismo tiempo pidió se le unieran las escuadras de las Cuatro Villas y la de Portugal. Se situó Fadrique de Toledo, junto a Carlos Ibarra y Alonso Muxica cruzando el estrecho de Gibraltar, y el día diez de agosto del año de 1621, aparecieron en el horizonte las velas enemigas. Todavía no habían llegado los refuerzos demandados, por lo que sólo contaba con siete de sus galeones más dos pataches, contra la escuadra holandesa compuesta por no menos de veintiséis galeones bien armados y unos treinta mercantes algunos de ellos armados.
 
El almirante holandés al ver la poca fuerza que se le ofrecía no dudó en adoptar la formación de media luna, dejando a su popa los mercantes, con la orden de que con el fragor del combate todos los enemigos estarían ocupados y ellos aprovechar para pasar fuera de su alcance, para ponerse a salvo.
 
Avistó al enemigo, trabó combate y, como en tiempos del aragonés Cabrera, cada navío español se batió con dos holandeses, logrando hundir cinco de ellos y apresar a dos que metió en Cádiz, pero el convoy se escapó en demanda de sus puertos mediterráneos de destino. Obtuvo la flota del monarca hispánico una sonada victoria.
 
Otros éxitos navales contra Holanda.
 
Al propio tiempo, la escuadra de Dunquerque comenzó una dura batalla por el dominio negativo del mar, la guerra al corso, ya que el positivo lo tenían las Provincias Unidas. Este episodio culminó con otro éxito de 1625, no contabilizado entre los cinco apuntados; la destrucción de la flota arenquera holandesa (unos 150 buques) lo que supuso durísimo golpe a la economía rebelde que dejaría algún tiempo de contar con barriles de pescados convertibles en "barriles de oro".
 
Y para finalizar es en 1625 cuando, en esta nueva etapa de la guerra con Holanda, alcanzamos tres de los mayores éxitos: Breda, Salvador de Bahía y Puerto Rico.
 
 
 

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic