inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
25/01/2016 - Manuel Bernáldez Bernáldez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Saint James.
Plaza de España.
El manuscrito
Un Blasón Real español en Londres
La iglesia de Santiago sigue manteniendo una relación muy estrecha en la actualidad con la Embajada de España

Spanish Place es una corta calle que se encuentra en Londres, en la zona de Westminster,  entre George Street  y Manchester Square, a lo largo del edificio que alberga la Wallace Collection. Este museo tiene cuadros de primer orden, entre ellosde pintura española relevante, aparte de objetos artísticos diversos, armas, armaduras, jarrones, relojes, espejos y otras preseas decorativas. Un maravilloso cuadro de doña Leonor de Toledo, del taller del Broncino, nos trae ecos de Nápoles,  en el que su padre fue el Gran Virrey, y de Florencia donde su marido Cosme I fue el temible Duque de Toscana.

En la confluencia deesta calle Spanish Place con George Street, se encuentra una iglesia de rito católico, San Jaime, Santiago para nosotros.

Esta iglesia está muy vinculada a España y a la historia del catolicismo inglés. La actual construcción data de 1890 y es de estilo neogótico típico de la época.  Anteriormente existía un palacio y una capilla que fueron sustituidos por la actual edificación.

La historia de ese antiguo palacio y capilla es lo que nos interesa. Pertenecieron a los obispos de Ely, que en el reinado de Isabel I, la Reina Virgen, ante el furor de los anglicanos reformados los pusieron bajo la protección delos embajadores españoles, que la ocuparon hasta el reinado de Carlos I.

Fue por lo tanto la residencia, entre otros, de los  famosos diplomáticos de la monarquía hispana de Felipe II: el leridano Guerau de Espés del Valle  y el alcarreño Bernardino de Mendoza, que acabarían siendo expulsados sucesivamente de Londres acusados de conspiración.

Durante este período, la capilla fue utilizada libremente por los católicos ingleses y se convirtió en un lugar de refugio para ellos.

Tras la restauración de Carlos II, la Embajada española se restableció en Londres, primero en Ormond Street y luego en la mansión de Hartford, Manchester Square, donde se encuentrael actual  museo Wallace Collection.

En 1791, con la primera derogación de algunas de las leyes que restringían el culto católico, se construyó una capilla,que sería la base de la iglesia actual, en gran parte gracias a los esfuerzos del doctor Thomas Hussey, que había sido el capellán de la Embajada española desde su ordenación en 1769. Y que llegaría a ser obispo de Waterford y Lismore.

La mayor parte de los objetos de piedad de la iglesia actual proceden del edificio antiguo, que fue tan famoso en su día como para ser mencionado por Thackeray en Vanity Fair como la iglesia que frecuentaba la marquesa de Steyne.

Como dice la página oficial de la propia iglesia “los feligreses de la iglesia de Santiago nunca han olvidado su deuda con España por haber establecido y mantenido la Capilla en los días oscuros”.

En el año 1827 la vinculación  oficial española con la capilla cesó y se hizo cargo de ella el Vicariato católico de Londres.

Como hemos mencionado, en 1890 se alzaría la actual iglesia sucesora de la antigua Capilla Española. La mayoría de los archivos fueron llevados a España, si bien se conservan en la Iglesia registros tanto de Bautismo como de Matrimonio desde 1732.

La iglesia de Santiago sigue manteniendo una relación muy estrecha en la actualidad con la Embajada de España.

Y aún hay huellas en su interior de la herencia española. Entre ellos está el estandarte personal de Alfonso XIII, que se encuentra en un marco sobre la puerta de la sacristía. El blasón real cuelga desde 1908, el 22 de su Reinado, cuando el Marqués de Villalobar, el gran diplomático español, destinado en Londres por entonces, hizo su entrega en nombre del Rey de España. Para que ondease cuando el Rey o la Reina estuviesen presentes y para que lo custodiasen, como reza el documento que certifica su dación.

Villalobar posteriormente sería, siendo el embajador de España en Bélgica, el héroe de la Bruselas ocupada por los alemanes, por su labor humanitaria en la 1ª Guerra mundial.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic