inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 20 de agosto de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
02/12/2012 - jesusangel Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos   94 votos
(El Revenge, buque insignia de Drake, capturado por la Armada Española en aguas de las Islas Azores en 1591.)
Prior de Crato aspirante a la corona de Portugal y aliado de Inglaterra
La Contra Armada Inglesa
La heroína María Pita defendiendo La Coruña de los ingleses
El pirata Drake dirigió la Contra Armada Inglesa
Libro recomendado La Contra Armada
Saqueo inglés del barrio de la Pescadería La Coruña
La Contra Armada Inglesa:"El mayor desastre naval de la Historia de Inglaterra"
La Invencible Inglesa fue una flota de invasión enviada a la Península Ibérica por la reina Isabel I de Inglaterra en la primavera de 1589.

Los ingleses lograron ocultar durante siglos que la expedición del pirata Drake para acabar con el Imperio concluyó con un desastre aún mayor que el español . Esta batalla forma parte de la guerra anglo-española que termino con la victoria española reconocida en el tratado de Londres 1604.

La Contra Armada Inglesa, un hecho totalmente desconocido y olvidado por la mayoría de los historiadores del mundo y lo que es más lamentable, por el conjunto de la sociedad española.

La Invencible Inglesa

Inmediatamente después del fracaso de la Armada Invencible 1588, Isabel I de Inglaterra preparó una flota de represalia de proporciones aún mayores que su antecesora. Fue la llamada Contra Armada o Invencible Inglesa. Su objetivo era aprovechar la debilidad de la marina española tras el descalabro de la Invencible, y asestar un demoledor golpe a España que acabase con la guerra ya iniciada.Para ello debía cumplir tres misiones.

La primera y fundamental era destruir, en Santander, la Invencible regresada, que estaba en urgente reparación. Conseguido esto dejaría a España huérfana de flota en el Atlántico europeo.

Entonces tendría el mar expedito para cumplir su segunda misión: conquistar Lisboa. Así convertiría a Portugal en país satélite de Inglaterra y penetraría en el imperio luso. Para ello conducía al Prior de Crato, pretendiente al trono luso que Felipe II acababa de heredar de su madre, Isabel de Portugal. Crato había firmado previamente unas rigurosas clausulas que, de cumplirse, transformaban a Portugal en un protectorado de Inglaterra.

Su tercera misión era apostarse en las Azores y capturar la flota de Indias. De este modo, Inglaterra sería la nueva dueña del Atlántico y se aprestaría a usurpar las rutas oceánicas españolas.

El Pirata Drake y la Contra Armada

Esa Contraarmada contaba con más de 150 barcos ( La Armada Invencible española contaba con 120 barcos) y unos 23.000 hombres era capitaneada por el almirante Francis Drake y por el general John Norris (el más prestigioso militar inglés de su tiempo, como general en jefe de los ejércitos transportados). Las claras órdenes dadas por su reina de dirigirse directamente a Lisboa las torció a su gusto el más famoso de los piratas (Drake) que prefirió venir en busca del desquite contra la ciudad desde la que había partido la Gran Armada, un año antes hacia Inglaterra).Se dispuso a atacar primero, el que entendían el puerto más débil, el de La Coruña.

Ataque a La Coruña (1589)

Las defensas de La Coruña eran bastante deficientes. El 4 de mayo la flota inglesa se asomaba al puerto de la ciudad gallega. La San Juan, la Princesa y la Diana se apostaron junto al fuerte de San Antón y cañonearon, apoyadas por las baterías del fuerte, a la flota inglesa a medida que esta se iba introduciendo en la bahía, forzando así a los atacantes a mantenerse alejados. Unos 8.000 ingleses desembarcaron al día siguiente en la playa de Santa María de Oza, en la orilla opuesta al fuerte, llevando a tierra varias piezas de artillería y batiendo desde allí a los barcos españoles que no podían cubrirse ni responder al fuego enemigo. Finalmente, los marinos españoles tomaron la decisión de hundir las naos y resguardar las galeras en el puerto de Betanzos, dejando a la mayor parte de las tripulaciones en la ciudad para unirse a la defensa.

Durante los siguientes días, las tropas inglesas bajo mando de John Norris atacaron la ciudad, tomando sin demasiada dificultad la parte baja de La Coruña, saqueando el barrio de La Pescadería, y matando a unos 500 españoles, entre los cuales se contaron numerosos civiles. Tras esto, los hombres de Norris se lanzaron a por la parte alta de la ciudad, pero esta vez se estrellaron contra las murallas españolas. Apostados tras ellas, la guarnición y la población de la villa, incluyendo a mujeres y niños, se defendió con total determinación del ataque inglés, matando a cerca de 1.000 asaltantes. Fue durante esta acción donde se distinguió la que hoy en día sigue siendo considerada heroína popular en la ciudad de La Coruña: Doña María Mayor Fernández de la Cámara y Pita, más conocida como María Pita. La leyenda cuenta que muerto su marido en los combates, cuando un alférez inglés arengaba a sus tropas al pie de las murallas, doña María se fue sobre él con una pica y lo atravesó, arrebatándole además el estandarte, lo que provocó el derrumbe definitivo de la moral de los atacantes. Otra mujer que aparece en las crónicas de la época por su distinción en los combates fue doña Inés de Ben. María Pita fue nombrada por Felipe II alférez perpetuo, y el capitán don Juan Varela fue premiado por su actuación al mando de las tropas y milicias coruñesas.

Finalmente, y ante la noticia de la llegada de refuerzos terrestres, las tropas inglesas abandonaron la pretensión de tomar la ciudad y se retiraron para reembarcar el 18 de mayo habiendo dejado tras de sí unos 1.000 muertos españoles, y habiendo perdido por su parte unos 1.300 hombres, además de entre 2 y 3 buques y 4 barcazas . Además, en aquel momento las epidemias empezaron a hacer mella entre las tropas inglesas, lo cual unido al duro e inesperado rechazo en La Coruña contribuyó al decaimiento de la moral y al aumento de la indisciplina entre los ingleses. Tras hacerse a la mar, otros diez buques de pequeño tamaño con unos 1.000 hombres a bordo decidieron desertar y tomaron rumbo a Inglaterra. El resto de la flota, a pesar de no haber conseguido aprovisionarse en La Coruña, prosiguió con el plan establecido y puso rumbo a Lisboa.

María Pita vs. Francis Drake ( Por Juan Luis Cebrián La Rosa de los Vientos)

Ataque a Lisboa

 

El siguiente paso era provocar el levantamiento portugués contra los españoles. La aristocracia portuguesa había aceptado a Felipe II como rey de Portugal en 1580 quedando el país anexionado al Imperio Español. El pretendiente, el Prior de Crato, no habiendo sido capaz de establecer un gobierno en el exilio, había pedido ayuda a Inglaterra para tratar de hacerse con la corona portuguesa. Isabel aceptó ayudarle con el objetivo de disminuir el poder de España en Europa, obtener una base permanente en las Islas Azores desde la que atacar a los mercantes españoles y finalmente, arrebatar a España el control de las rutas comerciales a las Indias.

Con unos precedentes poco halagüeños, finalmente la flota inglesa fondeó en la ciudad portuguesa de Peniche el 26 de mayo de 1589 e inmediatamente comenzó el desembarco de las tropas expedicionarias comandadas por Norris. Acto seguido, el ejército comandado por Norris, compuesto a aquellas alturas de la misión por unos 10.000 hombres, partió rumbo a Lisboa.Paralelamente, la flota comandada por Drake también puso rumbo a la capital portuguesa. El plan consistía en que Drake forzaría la boca del Tajo y atacaría Lisboa por mar, mientras Norris, que iría reuniendo adeptos y pertrechos por el camino, atacaría la capital por tierra para finalmente tomarla.

Pero lo cierto es que el ejército inglés tuvo que soportar una durísima marcha hasta llegar a Lisboa, siendo diezmados por los constantes ataques de las partidas hispano-portuguesas, que les causaron cientos de bajas, y por las epidemias que ya traían de los barcos.

Sorprendentemente para los ingleses, la ciudad no solo no daba muestras de pretender rendirse, sino que se aprestaba a la defensa. La guarnición lisboeta estaba compuesta por unos 7.000 hombres entre españoles y portugueses. Si bien las autoridades españolas no confiaban totalmente en las tropas portuguesas, nunca llegaron a producirse levantamientos ni motines. Por otra parte, en el puerto fondeaban unos 40 barcos de vela bajo mando de don Matías de Alburquerque, y las 18 galeras de la Escuadra de Portugal, bajo mando de don Alonso de Bazán (hermano del ilustre marino español), se preparaban para el combate.

Inmediatamente las galeras de Bazán atacaron a las fuerzas terrestres inglesas desde la ribera del Tajo causando numerosas bajas a los invasores con su artillería y con el fuego de mosquetería de las tropas embarcadas. Los ingleses buscaron refugio en el convento de Santa Catalina, pero fueron acribillados por la artillería de la galera comandada por el capitán Montfrui, y se vieron forzados a salir y continuar la marcha bajo un fuego incesante. La noche siguiente, los soldados de Norris montaron su campamento en la oscuridad para evitar ser detectados por las temibles galeras. Al no conseguir localizar la posición de las tropas invasoras, don Alonso de Bazán ordenó simular un desembarco echando varios botes al agua, indicando a sus hombres que hiciesen el mayor ruido posible, que disparasen al aire y gritasen, lo cual provocó inmediatamente la alerta y la confusión en el campamento inglés, que se preparó para la defensa. Las galeras españolas distinguieron en la oscuridad los fuegos de las antorchas y las mechas encendidas de las armas inglesas, por lo que Bazán ordenó concentrar el fuego de sus barcos en las luces, lo que provocó una nueva matanza entre los ingleses.

Al día siguiente, Norris intentó asaltar la ciudad por el barrio de Alcántara, pero de nuevo las galeras acribillaron a las tropas inglesas forzándolas a dispersarse y retirarse para ponerse a cubierto, tras haberles causado un gran número de muertos. Tras conocerse que algunos habían vuelto a buscar refugio en el convento de Santa Catalina las galeras abrieron de nuevo fuego contra el edificio forzando a los atrincherados a salir y matando a muchos de ellos. Posteriormente, los prisioneros ingleses relatarían el pavor que les producían las galeras de Bazán, responsables de un enorme número de bajas entre sus filas. Finalmente Bazán desembarcó 300 soldados para atacar desde tierra al maltrecho ejército inglés.

Durante los combates, la pasividad de Drake que no se decidía a entrar en batalla provocó un aluvión de reproches por parte de Norris y Crato que lo acusaron de cobardía. Drake alegaba que no tenía posibilidades de entrar en Lisboa debido a las fuertes defensas y al mal estado de su tripulación. Lo cierto es que mientras las tropas terrestres llevaban todo el peso de la batalla, el almirante inglés se mantenía a la expectativa, bien porque realmente no pudiese hacer nada, bien porque estuviese esperando el momento adecuado para entrar en batalla cuando la victoria fuese segura y recoger los laureles.

En cualquier caso, el 11 de junio entraban en Lisboa otras 9 galeras de la escuadra de España, bajo mando de don Martín de Padilla transportando a 1.000 soldados de refuerzo. Esto supuso el punto de inflexión definitivo en la batalla, y el 16 de junio, siendo ya insostenible la situación del ejército inglés, Norris ordenó la retirada. Inmediatamente se ordenó a las tropas hispano-lusas salir en persecución de los ingleses.

Tras la dura derrota sufrida por el ejército de Norris, Drake decidió abandonar con su flota las aguas lisboetas y adentrarse en el Atlántico. Por su parte, los marinos españoles se dispusieron para la persecución del enemigo.

Las Azores el final de la Contrarmada

Padilla partió el 20 de junio tras la flota inglesa al mando de 7 galeras: la capitana comandada por el propio Padilla, la segunda comandada por don Juan de Portocarrero, la Peregrina, la Serena, la Leona, la Palma y la Florida. Los españoles mantuvieron la distancia con la flota enemiga, esperando un golpe de fortuna que dejase a los ingleses sin viento y permitiese atacarlos y destruirlos. El comandante español estaba preocupado por los planes de Drake, y temía que su intención fuese volver sobre Cádiz para a atacarla como ya había hecho en 1587.

Padilla ordenó a sus barcos formar en hilera y atacar a los buques enemigos que se encontraban descolgados de la formación. Así, la fila de galeras iba situándose a popa de los buques ingleses, y batiéndolos sucesivamente con su artillería se iban relevando unas a otras a medida que se recargaban los cañones. Por su parte, las tropas embarcadas batían las cubiertas inglesas con su mosquetes. Debido a la imposibilidad de defenderse o huir, los barcos ingleses atacados sufrieron un terrible castigo, siendo finalmente apresados 4 buques de entre 300 y 500 toneladas, un patache de 60 toneladas y una lancha de 20 remos. Durante aquellos durísimos ataques murieron unos 570 ingleses, y unos 130 fueron hechos prisioneros.Drake, que había sido un mero testigo del ataque pudo maniobrar con su buque insignia, y seguido por otras 4 embarcaciones mayores se dirigió hacia las galeras españolas que trataban de remolcar sus presas de vuelta a Lisboa. Por su parte, don Alonso de Bazán decidió relevar a Padilla con varias galeras de la escuadra de Portugal y continuar con la persecución, apresando tres buques ingleses más durante los días siguientes.

Drake puso rumbo entonces a las islas Azores, para tratar de conseguir el último de los objetivos acordados al planearse la expedición, pero sus fuerzas estaban ya muy mermadas, y fueron rechazados sin grandes dificultades por las tropas ibéricas destacadas en el archipiélago.
 
Tras otra tormenta que provocó nuevos naufragios y muertes entre los ingleses, Drake saqueó la pequeña isla dePuerto Santo en Madeira, y ya en las costas gallegas, desesperado por la falta de víveres y agua potable se detuvo en la indefensa villa de Vigo, que en aquella época era un pueblo marinero de unos 600 habitantes, a pesar de lo cual, la resistencia de la población civil causó nuevas bajas a los atacantes.El propio Drake, al mando de los 20 mejores bajeles regresaría a las Azores para tratar de apresar la flota de indias española, mientras que el resto de la expedición regresaría a Inglaterra. Essex recibió orden de Isabel de volver a la corte y Norris decidió también poner rumbo a Inglaterra.

Antes de conseguir llegar de nuevo a las Azores, otro temporal obligó al almirante inglés a retroceder,momento en el que se dio por vencido y ordenó poner rumbo a Inglaterra.

Mientras la flota inglesa navegaba dispersa debido las tempestades y a la escasez de dotaciones en los navíos, don Diego Aramburu recibió la noticia de que el enemigo navegaba en pequeños grupos por el Cantábrico camino de Inglaterra por lo que inmediatamente partió de los puertos cantábricos al mando de una flotilla de zabras a la busca de presas, consiguiendo finalmente capturar dos buques ingleses más, que remolcó a Santander. La retirada inglesa degeneró en una carrera individual en la que cada buque luchaba por su cuenta para llegar lo antes posible a un puerto amigo.

La indisciplina dominó hasta el final en la flota inglesa. Al arribar Drake a Plymouth el 10 de julio con las manos vacías, habiendo perdido a más de la mitad de sus hombres y numerosas embarcaciones, y habiendo fracasado absolutamente en todos los objetivos de la expedición, la soldadesca se amotinó porque no aceptaban los cinco chelines que como paga se les ofreció. Y tan mal cariz tomó la protesta que para reprimirla las autoridades inglesas ahorcaron a siete amotinados.

Comparación en perdidas de la Armada Invencible y la Contraarmada Inglesa

En 1588 la Gran Armada sufrió 11.000 bajas, a las que habría que añadir 2.000 a consecuencia de la peste, antes de embarcar en Lisboa. Ese mismo año, la Armada inglesa perdió entre 8.000 y 10.000 hombres, entre las bajas causadas por los combates y, sobre todo, por la peste. En 1589 las pérdidas de la “Contra Armada” de Drake superaron las 20.000, en su mayor parte a causa de la epidemia de peste que se abatió sobre ella en el viaje de regreso a Inglaterra.

Consecuencias de la Contraarmada dentro de Guerra anglo-española

La guerra anglo-española fue muy costosa para ambos países, hasta el punto de que Felipe II tuvo que declararse en bancarrota en 1596, tras otro ataque a Cádiz. Después de la muerte de Isabel I y la llegada al trono de Jacobo I (rey de Escocia e hijo de María Estuardo) en 1603, éste hizo todo lo posible por terminar con la guerra. La paz llegó en 1604 a petición inglesa. Las cláusulas de la misma se estipulaban en el Tratado de Londres, y resultaron muy favorables a los intereses españoles. Ambas naciones estaban ya cansadas de luchar, pero especialmente Inglaterra, que en aquel momento era tan solo una potencia media y que estaba luchando en ese momento contra la monarquía mas poderosa del momento,y más cuando ya no podía sostener más los costes de un conflicto que fue muy lesivo para su economía. A raíz de este acuerdo de paz, Inglaterra fue capaz de consolidar su soberanía en Irlanda, además de ser autorizada a establecer colonias en determinados territorios de América del Norte que no revestían interés para España. Por su parte, los ingleses debieron abandonar su pretensión de controlar las rutas comerciales entre Europa y América y su promoción de flotas corsarias contra España, cesar en su apoyo a las revueltas en Flandes y permitir a las flotas españolas enviadas para combatir a los rebeldes holandeses utilizar los puertos ingleses, lo cual suponía una total rectificación en la política exterior inglesa.
Tras la derrota de la Contraarmada, España rehizo su flota, que rápidamente incrementó su supremacía marítima hasta extremos superiores a los de antes de la Armada Invencible. Dicha supremacía duró casi 50 años más, hasta la Batalla naval de Las Dunas en la que Holanda comenzó a asomar como primera potencia naval. Inglaterra no emergería definitivamente como primera potencia naval hasta la Guerra de Sucesión española, en 1700–1715
Ocultación de la Contraarmada en la Historia por los ingleses y el olvidó de los españoles
El conocimiento de la Contraarmada es imprescindible para comprender la presencia hispánica en el mundo, es incomprsible que haya quedado oculto en la historia. Se habla sobre las causas de tal ocultación. Es sintomático que haya sido el Comité de Educación Secundaria de la Asociación Histórica Británica a través de su presidente, Ben Walsh, el que haya denunciado tal enredo historiográfico: “la Armada inglesa nunca se ha enseñado en las escuelas británicas y la mayoría de los profesores de historia podrían no ser conscientes de que existió. Las culturas tienden a atesorar victorias. La Armada invencible es percibida como una victoria y la Armada inglesa, evidentemente no lo es. El plan de estudios moderno proviene de esos valores culturales… Podría parecer injusto que un ataque desastroso de Inglaterra contra España sea completamente olvidado mientras que un ataque desastroso de España contra Inglaterra sea universalmente recordado”.
 
 
 
Fuentes Wikipedia y La Contra Armada
Lecturas recomendadas La Contra Armada

 

Comentarios: 16
Primera   1 de 2      Última 
vidal martin dijo el 14/09/2015 a las 23:53h.
Es llamativa la escasa atención que se le da a la historia en los colegios,así como al conocimiento de las principales obras literarias de nuestra cultura,olvidando la gran gesta de la conquista americana con sus luces y sus sombras pero que hoy 500 años después muestran una cultura común y una lengua para más de 500 millones de personas,viajar por Latinoamérica o Hispanoamérica es un goce al comprobar y compartir lengua,afectos y cultura,por encima de controversias e intereses nunca bien intencionados ni explicados sin olvidar que en toda gran empresa hubo personajes abyectos pero los más fueron valientes,generosos,incansables y además pagaron con su vida el arrojo de embarcarse hacia lo desconocido,solo arrastrados por La Curiosidad,La Gloria,La Fama,el Reconocimiento y a veces la Avaricia cuando hoy se visitan ciudades como Cartagena de Indias,Panamá Ciudad Vieja,Cuba,Ciudad de Santo Domingo ,México o mas arriba Los Ángeles ,percibiendo. Que hace mas de 500 años con escasísimos medios ,Españoles sin miedo ya estuvieron allí dejando su impronta,su religión,su cultura(también su avaricia),es justo agradecerles el haber sido los pioneros de lo que hoy es LA AMÉRICA HISPANA.   Avisar al moderador
vidal martin dijo el 14/09/2015 a las 23:27h.
Estoy de acuerdo: ya va siendo hora de que los Españoles conozcamos y reconozcamos los méritos de nuestros héroes como han hecho siempre los ingleses ,un ejemplo es el olvido ignominioso del Almirante Blas de Lezo y su aplastante victoria sobre los ingleses en el sitio de Cartagena de Indias en 1741   Avisar al moderador
anonimus dijo el 21/05/2014 a las 14:27h.
Gracias a esos heroes de antaño,gracias a los heroes anonimos del presente, ojala algun dia españa tenga el lugar q se merece q por supuesto no es la de ahora, gobernados por gordinflones de cabeza y vividores. Al fin y al cabo,el tiempo pasa, los monolitos se destruyen y las placas conmemorativas se olvidan. Solo queda lo que uno haga por los demas. Desde afganistan con amor. Un soldado anonimo.   Avisar al moderador
Severino Gago dijo el 04/05/2014 a las 01:35h.
Evidentemente los historiadores y los responsables de la educación, españoles, han sido y siguen siendo, unos masones, cipayos y traidores, al servicio de Inglaterra. Esto ha llevado a que muchos españoles, que por ignorancia o por cholulos, sean anglófilos y se olviden de Gibraltar y otras perrerias de la pérfida Albión.    Avisar al moderador
francisco alfageme sanz dijo el 23/09/2013 a las 09:55h.
Te mando esto "tal cual" lo he entresacado de internet debido a mi"pasión" por el tema y, para que veas, que no solo busco los fallos hispanos. Esta historia es muy poco conocida, y ménos en UK. pero está ahí, España SI se tomo la revancha de La Invencible con una victoria aúb mayor.   Avisar al moderador
juan San Emeterio Barragan dijo el 19/08/2013 a las 23:51h.
nunca tantos devieron tantu a tan pocos..., lo dijo un ingles, en una ocasion senalada. En Espana este esfuerzo ha sido habitual   Avisar al moderador
gregorio dijo el 10/05/2013 a las 15:14h.
Los espanoles siempre nos hemos autodestruido y los ingleses ensalzan a los suyos asta en las derrotas blas de leuzo d seestruyo una flota enorme yse olvidaron de el   Avisar al moderador
Luis Miguel dijo el 11/03/2013 a las 18:30h.
Lo de la Armada Invencible es lo mismo que un equipo de fútbol que gana un partido 5-0 al qué gana la Liga y luego desciende. España gano la Liga ya que gano la Guerra y Inglaterra descendió ya que perdió la guerra   Avisar al moderador
Melissa Flores dijo el 10/02/2013 a las 18:57h.
Si yo no crítico a los ingleses ellos van a lo suyo yo crítico la invecilidad hispánica por olvidarse de la contraarmada y por la victoria española en esa guerra que duró 20 años. Nos presentan a los Ingleses como vencedores de una guerra que perdieron y por goleada. En comparación sería lo mismo que decir que los japoneses ganaron en la II guerra mundial por ganar la batalla de Pearl Habour, quien gano la guerra a pesar de esa batalla fueron los americanos. Aquí paso lo mismo quien gano la guerra fue España a pesar de la derrota de la invencible. Quien murió a manos de los españoles y denostado por su país fue el supuesto héroe inglés el pirata Sr. Drake.   Avisar al moderador
Charo dijo el 02/01/2013 a las 09:29h.
Me parecen bien que las naciones extranjeras ganarán la guerra de la publicidad y se inventaran la leyenda negra. Pero que los españoles den por buena la falsedades históricas por motivos políticos me parecen de una debilidad mental inaceptable   Avisar al moderador
Primera   1 de 2      Última 








Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic