inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 21 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
02/12/2013 - jesusangel Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos   17 votos
Ver además...
Blas de Lezo:"El héroe español que humilló a la Armada Inglesa"
Arranca el grupo de trabajo por un monumento para Blas de Lezo en Madrid
Inauguran en Madrid la exposición a Blas de Lezo, el héroe olvidado por los españoles
Blas de Lezo cobra vida en Madrid
Miles de madrileños piden al Ayuntamiento una estatua para Blas de Lezo,el héroe español que humilló a la Armada Inglesa
La Academia Argentina de la Historia se adhiere a la iniciativa Monumento a Blas de Lezo
Blas de Lezo contará con un monumento en Madrid
10.000 firmas en apoyo al monumento de Blas de Lezo en Madrid
Los Jardines del Descubrimiento acogerán el monumento a Blas de Lezo
Blas de Lezo se erigirá en la Plaza de Colón
Blas de Lezo ya forma parte del Museo de Cera
La aventura del Glorioso:El navío que se burlo de la Royal Navy
Madrid rinde homenaje al héroe que destrozó la armada británica en la batalla de Cartagena de Indias
El pueblo de Madrid rinde homenaje a Blas de Lezo
Homenaje al almirante Blas de Lezo
Blas de Lezo enerva a los nazionalistas catalanes
El "nazionalista" de Laporta exige la retirada de la estatua de Blas de Lezo en Madrid
No se retirará la estatua de Blas de Lezo ante el "provincianismo" de Xavier Trias
Campaña para llenar de flores la estatua de Blas de Lezo ante el ataque de los "nazionalistas catalanes"
La Guerra de la Oreja de Jenkins y el humillante silencio de los "hijos de la Gran Bretaña"
La Guerra de la Oreja de Jenkins o del Asiento, supuso la mayor derrota sufrida por la Royal Navy.
La Guerra de la oreja de Jenkins fue un conflicto entre España y Gran Bretaña cuyos motivos fueron estrictamente económicos y comerciales. También fue llamada Guerra del "Asiento", o permiso para comerciar. Gran Bretaña, la mayor potencia marítima del siglo XVIII, decidió imponerse por la fuerza y alcanzar una hegemonía absoluta en América contra un enemigo al que se consideraba inferior e incapaz de resistir a un ataque de cierta envergadura. En ella se jugó el futuro de la América española, sufriendo la invasión de Portobello y los intentos de La Habana y de Cartagena de Indias. En esta ciudad portuaria un almirante guipuzcoano, Blas de Lezo, derroto a la mayor flota inglesa de toda la historia al mando de Edward Vernon.
 
La excusa oficial de los ingleses para declarar la guerra a España
 
En las costas de Florida actuaba un pirata llamado Robert Jenkins, que fue interceptado en 1738 por un guardacostas español, a las órdenes del capitán Juan de León Fandiño. El capitán permitió seguir con vida al pirata y le amputó una oreja; y con la oreja del pirata en la mano, le dijo: "Ve y dile a tu rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve". 
 
Jenkins compareció en la Cámara de los Comunes del Parlamento británico con la intención de oponerse al primer ministro Robert Walpole y denunció el caso con su oreja en la mano. Como consecuencia de esta maniobra política, Walpole consideró que se trata de una ofensa hacia el Imperio británico y se vio obligado a declarar la guerra a España el 23 de octubre de 1739.
 
Los ingleses encontraron en una oreja arrancada la excusa oficial para declararle la guerra a España, pero tan solo era la excusa oficial para ocupar las poseiones españolas en América y controlar el tráfico marítimo y comercial de los mares atlánticos.
 
Durante la contienda, dada la enorme superioridad numérica y de medios que utilizó Gran Bretaña contra España, resultó decisiva la extraordinaria eficacia de los servicios de inteligencia españoles, que consiguieron infiltrar agentes en la Corte londinense y en el cuartel general del Almirante Vernon. El plan general británico así como el proyecto táctico de la toma de Cartagena de Indias fueron conocidos de antemano por la Corte española y por los mandos virreinales con tiempo suficiente para reaccionar y adelantarse a los británicos.
 
Primer ataque a La Guaira (22 de octubre de 1739)
 
Tras arribar Vernon a la isla de Antigua a principios de octubre de 1739, envió tres navíos bajo mando del capitán Thomas Waterhouse a interceptar las naves mercantes españolas que hacían la ruta entre La Guaira y Portobelo. Tras divisar Waterhouse varios buques de pequeño porte en el puerto de La Guaira, decidió atacar poniendo en práctica un plan muy rudimentario. Éste consistía simplemente en arriar la bandera británica de sus barcos e izar la bandera española, para entrar tranquilamente en el puerto y una vez en él tomar las naves y asaltar el fuerte. El gobernador de la zona, el brigadier don Gabriel José de Zuloaga había preparado las defensas del puerto de forma muy diligente, y las tropas españolas estaban bien mandadas por el capitán don Francisco Saucedo. Así, el 22 de octubre, Waterhouse entró en el puerto de La Guaira enarbolando sus navíos la bandera española. Los artilleros del puerto esperaron a que la flota británica estuviese a tiro, y llegado el momento abrieron fuego simultáneamente sobre los británicos. Tras tres horas de intenso cañoneo, Waterhouse ordenó la retirada de sus maltrechos barcos, que hubieron de recalar en Jamaica para acometer reparaciones de urgencia. Como justificación de su derrota, Waterhouse alegó ante Vernon que la captura de unas pequeñas embarcaciones no hubiesen justificado la pérdida de sus hombres.
 
Destrucción de Portobelo (20-21 de noviembre de 1739)
 
La segunda acción fue protagonizada por el almirante Edward Vernon, quien al mando de seis naves capturó y destruyó Puerto Bello (actual Portobelo, en Panamá), un centro de exportación de plata en el Virreinato de Nueva Granada en noviembre de 1739. En esta ocasión, el descuidado gobernador de la plaza, Francisco Javier de la Vega Retez no había actuado conforme a la situación de guerra inminente, siendo la defensa muy deficiente.
 
 
Vernon ordenó a sus tres bombardas abrir fuego sobre la ciudad, con la intención de provocar una respuesta que le permitiese hacerse una idea de la capacidad defensiva de los españoles. Pero Lezo conocía las motivaciones de Vernon, y dicha respuesta no llegó a producirse. El veterano marino español simplemente ordenó desmontar algunas baterías de sus barcos para formar baterías en tierra con las que cubrirlos. Los británicos llevaron a cabo un intento de desembarco de unos 400 soldados que fue rechazado sin problemas por la guarnición española. Tras tres días de bombardeo británico, en los que 350 bombas destruyeron parcialmente la catedral, el colegio de los jesuitas y varios edificios civiles, Vernon asumió la situación de punto muerto en la que se encontraba y ordenó la retirada el día 21, dejando a los navíos Windsor Castle y Greenwich en las proximidades con la misión de interceptar cualquier nave española que se aproximase. En opinión de Vernon, la misión había sido un éxito.
 
Destrucción de la fortaleza de San Lorenzo el Real del Chagres (22-24 de marzo de 1740)
 
Tras la destrucción de Portobelo en noviembre del año anterior, Vernon se dispuso a eliminar el último bastión español en la zona, atacando la fortaleza de San Lorenzo el Real del Chagres, situada a orillas del río Chagres y en las proximidades de Portobelo. Esta fortaleza era base de barcos guardacostas españoles, y estaba defendida por tan sólo cuatro cañones y una treintena de soldados al mando del capitán de infantería don Juan Carlos Gutiérrez Cevallos.
 
Segundo ataque a Cartagena de Indias (3 de mayo de 1740)
 
Tras el tanteo al que habían sido sometidas las defensas de Cartagena por parte de las fuerzas británicas en el mes de marzo, Vernon decidió regresar al mando de 13 buques de guerra y una bombarda con intención de tomar la plaza. Para sorpresa del almirante inglés, esta vez Lezo decidió desplegar los 6 navíos de línea con los que contaba de modo tal que la flota británica quedó atrapada entre un campo de tiros cortos y tiros largos. Ante la posición enormemente desventajosa en la que se vieron los británicos, Vernon ordenó la retirada no sin antes haber arrojado unas 300 bombas sobre la ciudad. 
 
 
Los británicos reunieron entonces en Jamaica la mayor flota vista hasta entonces, compuesta por 186 naves (60 más que la famosa Gran Armada de Felipe II) a bordo de las cuales iban 2.620 piezas de artillería y más de 27.000 hombres, entre los que se incluían 10.000 soldados británicos encargados de iniciar el asalto, 12.600 marineros, 1.000 macheteros esclavos de Jamaica y 4.000 reclutas de Virginia dirigidos por Lawrence Washington, hermanastro del que sería padre de la independencia de Estados Unidos.
 
La difícil tarea de defender la plaza corrió a cargo del veterano marino Blas de Lezo, curtido en numerosas batallas navales de la Guerra de Sucesión Española en Europa y varios enfrentamientos con los piratas en el Mar Caribe y Argelia. Apenas contaba con la ayuda de Melchor de Navarrete y Carlos Desnaux, una flotilla de seis naves (la nao capitana Galicia más los buques San Felipe, San Carlos, África, Dragón y Conquistador) y una fuerza de 3.000 hombres entre soldados y milicia urbana a la que se unieron 600 arqueros indios del interior.
 
Los ingleses, seguros de su victoria ante su superioridad numérica, no tuvieron en cuenta el brillante historial de este marino guipuzcoano e incluso antes de la batalla acuñaron una medalla conmemorativa de la toma de Cartagena de Indias.
 
Ese puerto iba a ser la puerta de entrada que conduciría a la corona británica al dominio de toda América y la expulsión absoluta de los españoles. Sin embargo, el ataque, llevado a cabo en 1741, se topó con una defensa valiente, inteligente y eficaz que humilló a Inglaterra y prolongó un siglo la potencia naval y territorial de España en el Atlántico.
 
El 9 de mayo, con la infantería prácticamente destruida por el hambre, las enfermedades y los combates, Vernon se vio obligado a levantar el asedio y volver a Jamaica. Quince mil británicos murieron frente a menos de mil muertos españoles, dejando algunos barcos ingleses tan vacíos que fue preciso hundirlos por falta de marinería. La mayor operación de la Royal Navy hasta el momento se saldaba también como la mayor derrota de su historia.
 
Ataque a Cuba
 
El 1 de julio de 1741 la flota de Vernon dejó Jamaica y se dirigió contra Santiago de Cuba, pero la presencia de una gran guarnición en la ciudad impidió tomarla mediante un ataque directo. En su lugar, las naves se dirigieron hacia el este y el día 18 desembarcaron en la Bahía de Guantánamo 3.400 soldados dirigidos por el general George Wentworth. Entre ellos se encontraban los supervivientes del regimiento virginiano de Washington.El 23 de julio Wentworth ya daba por fracasada la iniciativa, hecho que le valió una reprimenda por parte de Vernon.
 
Cuba no volvería a tener un papel relevante en la guerra hasta 1748, año en que el contralmirante británico Charles Knowles dejó Jamaica con la intención de interceptar la Flota de Indias en su viaje desde Veracruz a La Habana. Tras rondar durante varios meses las costas de la isla, la escuadra de Knowles se enfrentó finalmente con la flota de La Habana mandada por el general Andrés Reggio el 1 de octubre en el canal de las Bahamas. Este enfrentamiento terminó sin un claro vencedor. 
 
 
El caso más conocido fue la llamada carrera del Glorioso, una sucesión de cuatro batallas navales en las que un único navío de línea de la Armada Española, el Glorioso, de 70 cañones, y que transportaba 4 millones de pesos de plata, hizo frente sucesivamente a cuatro escuadras inglesas consiguiendo desembarcar su cargamento en España antes de ser finalmente capturado, tras haber agotado su munición.
 
Consecuencia de la guerra
 
La Guerra de Nueva Granada o del Asiento, supuso la mayor derrota sufrida por la Royal Navy.El fracaso ante Cartagena resultó tan humillante que el rey Jorge II prohibió escribir sobre él. La consecuencia fue que el imperio español se mantuvo en pie casi un siglo más, sin que los ingleses volvieran a amenazarlo seriamente..Si Vernon hubiese tenido un éxito rotundo en su campaña, los británicos podrían haber exigido la paz antes del estallido de la contienda austríaca y probablemente habrían reclamado la entrega de Florida, Cuba e incluso porciones de la costa de Nueva Granada. Esto habría convertido el Caribe español en un mar británico (como se pretendía) y a la larga, podría haber precipitado el expansionismo británico sobre México, al igual que la ocupación de Terranova durante la Guerra de Sucesión Española acabó conduciendo a la desaparición del Imperio colonial francés en Norteamérica medio siglo después.

 

Comentarios: 3
Daniel dijo el 05/12/2013 a las 18:21h.
Es cierto en las escuela solo enseñan ideología de género, es una vergüenza. Y las cosas que tienen que enseñar las ocultan   Avisar al moderador
aguirio dijo el 05/12/2013 a las 12:40h.
Informaciones como esta no nos la han enseñado en los colegios, es posible que la vergüenza de posteriores derrotas y guerras innecesarias nos hayan hecho tan poco patriotas en reconocer los hechos gloriosos de nuestros ancestros   Avisar al moderador
Centauro dijo el 01/12/2013 a las 09:27h.
Información completa y rigurosa de su actuación en Cartagena de Indias se puede encontrar en www.labatalladecartagenadeindias.com   Avisar al moderador








Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic