inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 21 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
29/05/2009 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Los artículos más insólitos y variados tienen cabida en los puestos desmontables de El Rastro.
El Rastro

Los domingos por la mañana, los alrededores de la Ribera de Curtidores se transforman en un enorme mercado callejero. Miles de madrileños acuden a esta cita para buscar los artículos más dispares. Desde ropa hasta vinilos, pasando por antigüedades, muebles, minerales, revistas y una amplia gama de artículos inútiles..., todo tiene cabida en El Rastro. Denominación tan peculiar se debe a que, en otros tiempos, se habilitó como matadero una finca de la Plaza del General Vara del Rey. Desde allí, se sacaban los despojos de los animales sacrificados para cargarlos en los carros. Trayecto que dejaba un visible rastro de sangre. 

La zona que actualmente ocupa este mercadillo tan popular, estuvo dedicada al comercio ya desde antes del siglo XIV. Entonces eran los ropavejeros (vendedores de ropa vieja y usada) los que, afincados en la calle de los Estudios, copaban la actividad comercial. Después fueron los curtidores de pieles, que dieron origen al actual nombre de una de las vías principales y serían retirados por el Concejo años más tarde (siglo XVIII) para evitar la contaminación del Manzanares. Paralelamente al traslado de este gremio, proliferaban puestos desmontables. Nacía así un nuevo mercado callejero que le ganó el terreno al viejo, dedicado principalmente a carnes y pieles. Fue ya en la segunda mitad del siglo XIX cuando los puestos desmontables cambiaron el aspecto de El Rastro, todavía medieval, para adquirir un carácter típico, castizo y alegre, diferente al del resto de los mercados. El Rastro empezaba a ser todo un acontecimiento festivo que los visitantes no querían perderse. Al desaparecer los mataderos en el siglo XX, lo hizo también el comercio de los días laborables, extendiéndose, sin embargo, el de los domingos. Y así se ha conservado hasta la actualidad, con todo su encanto y convertido en uno de los atractivos turísticos de Madrid.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic