inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 19 de agosto de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
08/09/2008 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
La casa estrecha

Paseando por la calle Mayor, probablemente le haya pasado desapercibido un edificio muy peculiar, tanto por su tamaño como por su historia. Se trata de la popularmente conocida como ‘casa estrecha’ donde residió, hasta su fallecimiento el 25 de mayo de 1681, el insigne poeta y dramaturgo español, Pedro Calderón de la Barca. Ubicado a la altura del número 61 de la citada calle, el edificio mide tan sólo 5 metros de anchura; lo justo para contar con una ventana en cada uno de sus cuatro pisos. El hecho de que la casa siga aún en pie se lo debemos los madrileños a don Ramón de Mesonero Romanos, cronista oficial de la ciudad en la segunda mitad del siglo XIX. Cuando la brigada de demolición empezó a derribar las paredes, don Ramón ordenó a los operarios que detuvieran las máquinas, pero viendo que nadie le hacía el menor caso, se armó de su bastón y comenzó a golpear a todo el que se acercara con la intención de continuar con el derribo. Con esto, Mesonero consiguió ganar tiempo para solicitarle al Ayuntamiento un mandamiento judicial que sirviese para preservar este edificio histórico.

A lo largo de la historia, varias han sido las edificaciones aspirantes al título de convertirse en la casa más estrecha de Madrid. Entre ellas, dos de las más conocidas son la Casa de las Cinco Tejas (así llamada por razones evidentes), que estuvo ubicada en la calle Santa Ana; y la denominada Casa del Ataúd, antes situada en la confluencia de las calles de Alcalá y Caballero de Gracia. Esta última, se denominó así por su forma de féretro y fue derribada con la construcción de la Gran Vía. Aún en pie, el número 6 de la calle Postas acoge otra de estas casas. Es conocida porque en sus bajos se encuentra un viejo comercio de hábitos religiosos del que Galdós hace mención en Fortunata y Jacinta.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic