inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 18 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
05/12/2008 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Las Ventas sustituyó al coso antiguo ubicado en los terrenos del actual Palacio de los Deportes.
Plaza de Toros de Las Ventas

Desde siglos atrás, los madrileños de toda condición hicieron de la fiesta taurina su espectáculo predilecto. La propia Plaza Mayor y la actual Plaza de la Armería acogían este tipo de celebraciones actuando como coso improvisado antes de que en el siglo XVIII se construyera la primera plaza de toros fija y cerrada, ubicada en la Puerta de Alcalá -antiguo límite de la ciudad-. El crecimiento de la capital obligó a derribar este coso. El nuevo quedó instalado muy cerca del anterior, a la derecha del antiguo camino de Aragón -en la ubicación del Palacio de los Deportes-. Las obras culminaron en 1874 y en sus tendidos y gradas el público vibró, muchas tardes, con las faenas de Frascuelo y Lagartijo. Entre los años 1913 y 1920, el toreo adquiere tal auge en España que la plaza de toros de Madrid, se queda pequeña. Fue José Gómez, Joselito, quien manifestó la conveniencia de construir un coso de mayor tamaño, monumental, que abriera el espectáculo a toda la ciudad y abaratara el precio de las entradas. Hacia 1918 la Diputación Provincial, propietaria de la antigua plaza, accede a construirla gracias a la cesión de unos terrenos de la familia Jardón en las llamadas Ventas del Espíritu Santo. Será un amigo de Joselito, José Espeliú, el arquitecto que finalmente pone en marcha el proyecto. La construcción de la nueva plaza costó doce millones de pesetas de la época (cuatro y medio más de lo presupuestado) y finalizó en 1929. Dos años después, el 17 de junio de 1931, se celebra una corrida benéfica para inaugurarla. Sin embargo, el mal estado de los alrededores de la plaza obligó a suspender su actividad hasta el 21 de octubre de 1934. Fue Belmonte quien estrenó la nueva plaza con el toro «Cerrojito» y esa misma tarde el Pasmo de Triana cortó también el primer rabo, en la historia de Las Ventas, al toro «Desertor».

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic