inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 21 de agosto de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
11/09/2008 - Maider Mayayo Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ambulancia del SAMUR atendiendo a una persona accidentada por los bolardos.
Alarma en la Plaza de Dalí: los bolardos causan varios accidentes a vecinos y coches

Los bolardos situados en la Plaza de Dalí, concretamente en las calles Antonia Mercé y Fernán González, son el foco de la polémica entre los vecinos de la zona. Su tamaño muy pequeño y su color similar al de la propia acera hacen difícil su reconocimiento. Por esto, son muchos los viandantes que ya han tenido un accidente al toparse con ellos. De hecho, según los comerciantes de la zona, “al mes se producen uno o dos accidentes”, como  ha relatado a EL DISTRITO Juan Carlos García, miembro de la Asociación de Vecinos Barrio de Goya y de la Asociación Cultural Plaza de Dalí.  Además, la forma en la que está diseñado el bolardo, “es muy dañina ya que tiene aristas muy pronunciadas”. Los accidentes preocupan y mucho a los vecinos de la zona que tienen que pasar por allí todos los días, ya que algunos de ellos han revestido gravedad e incluso han necesitado de la atención del SAMUR. Este es por ejemplo el caso de una vecina: “le tuvieron que dar siete puntos en la cabeza e incluso yo mismo recibí un golpe en la pierna que necesitó de cuidados médicos”, afirma. Por otra parte, los vehículos también están sufriendo accidentes por culpa de estos bolardos, como así lo ha asegurado Enrique Gómez, portero del nº18 de la Plaza de Felipe II, que ha contado que “algunos coches han atropellado a ancianos cuando estos se han caído”. Además los bolardos también “se han cargado ruedas de los automóviles”. 

Alternativas
Ante estos numerosos accidentes algunos de los vecinos de la zona han optado por una drástica manera de acabar con el problema, quitando “los bolardos a martillazos para pasar mejor”, en el caso de los coches o “redondeando su forma”, sospecha García, que ha ideado una manera pacífica de solucionar este conflicto. Considera que con variar su diseño y realizar algunas modificaciones sobre las aristas cortantes  a la altura de las mismas sería suficiente para “producir unas separaciones mucho más visibles y seguras”. La Junta del distrito considera que “estos bolardos no son los más adecuados”, como ha comentado Juanma García Gay, su portavoz. Además, forma parte de un grupo de trabajo que estudia preservar el monumento del dolmen de Dalí mediante bolardos y sacadas las conclusiones respecto a este tema se transmitirán al Área de Obras y a la Fundación Gala-Dalí y se intentará además que también se cambien los bolardos de la plaza.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic