inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 23 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
11/01/2008 - Verónica González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El colegio Guindalera hace frente a su futura reforma con polémica
Si bien no se discute la necesidad de la reforma, el AMPA y los padres de los alumnos afectados critican que su realización se lleve a cabo en pleno curso escolar, ya que estos trabajos obligarán al traslado de los alumnos de Primaria al colegio Dionisio Ridruejo, situado en Hortaleza.

La reforma integral del área de Primaria del Colegio Público Guindalera comenzará a finales de  mes o a comienzos de febrero, una vez adjudicadas las obras en el concurso público abierto en la actualidad. De esta forma, el Guindalera mejorará sus instalaciones tal y como lo viene realizando el Colegio General Mola o como lo hizo en su momento el Amador de los Ríos. Sin embargo, en esta ocasión la comunidad educativa del centro afronta las próximas obras con cierta polémica.

Si bien no se discute la necesidad de la reforma, el AMPA y los padres de los alumnos afectados critican la falta de información sobre el proyecto y los plazos concretos de ejecución del mismo, así como que su realización se lleve a cabo en pleno curso escolar, lo que obligará al traslado de los alumnos de Primaria al colegio Dionisio Ridruejo, situado en la calle de Zipaquira, en el distrito de Hortaleza. Para ello, se pondrán a disposición de los alumnos autobuses que partirán desde la puerta del Guindalera hacia el nuevo destino, y una vez finalizadas las clases los niños regresarán a su lugar de origen. De esta forma, puede ocurrir que algunas familias con varios hijos de distintas edades cursando sus estudios en el colegio tengan ahora que dividirse, pues los pequeños van a permanecer en las instalaciones de Boston mientras que los niños de Primaria viajarán hasta Hortaleza. La Junta Directiva del AMPA también está preocupada por cómo afectarán los trabajos a las actividades extraescolares impartidas en el centro, por lo que han solicitado a la Junta Municipal la instalación de una carpa o un barracón en el patio del colegio para que puedan seguir impartiéndose con normalidad.

Por todos estos inconvenientes, desde el AMPA pidieron sin éxito a la Comunidad -responsable del proyecto- el retraso de las obras hasta el periodo vacacional, y reducir así el posible impacto de estas sobre los niños, pues además del traslado, los alumnos sufrirán un cambio en el horario lectivo, que pasará a ser de jornada continua, y el retraso de 2 horas en el horario del comedor. Además, los padres no entienden la urgencia de esta medida cuando el colegio presenta otras necesidades prioritarias como la construcción de un polideportivo o la creación de un salón de actos. Incluso un sector de los padres está recogiendo firmas con la intención de paralizar el proyecto hasta que no se resuelvan todos estos trastornos.

Si a pesar de la oposición el proyecto sigue en marcha, los padres exigen un compromiso por escrito en el que la Comunidad concrete las características de la actuación y sus plazos de ejecución para garantizar que el alumnado de Primaria pueda volver al colegio Guindalera después del verano. Así se lo hará saber la Junta Directiva del AMPA a Bonifacio Alzañiz, director del Área Territorial de Madrid-Capital de la Consejería de Educación, en una reunión programada para el próximo 16 de enero.

La reforma del centro se prolongará, según las previsiones, durante cinco meses, y consistirá en la redistribución de las aulas, renovación de las instalaciones y adecuación del colegio a la normativa contra incendios. Más adelante se estudiará la reforma del área de Infantil.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic