inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 11 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
13/04/2010 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Imagen de dos de estas nuevas marquesinas, ubicadas en el Paseo de Recoletos.
Las nuevas marquesinas de Recoletos, objeto de críticas entre los madrileños
El diseño modernista de estas 15 nuevas marquesinas ha suscitado la polémica, discutiéndose su estética y su correcta funcionalidad.

La remodelación del eje Prado-Recoletos está dando mucho de qué hablar en Madrid. Se trata de una de las principales arterias de la capital y todo lo que se haga en ella es objeto comentario.

Lo último: las nuevas marquesinas de autobuses instaladas a lo largo del Paseo de Recoletos. Se trata de 15 nuevas estructuras de cristal, diseñadas por el equipo del arquitecto Álvaro Siza que ganó el concurso ideado por el Ayunta-miento para tal fin. Su aspecto y utilidad han suscitado diferentes opiniones entre los madrileños.

Para unos, su diseño rompe con la armonía del entorno. Consideran que es demasiado moderno y vanguardista, en relación a los señoriales paseos del Prado o Recoletos, donde se ubican.

Para otros, el suspenso viene porque estas nuevas marquesinas no cumplen con sus funciones. Es el caso de Pedro Santín, portavoz socialista de Medio Ambiente, que ha definido las nuevas estructuras como “no funcionales por no tener termómetro, ni reloj, ni espacio para depositar las pilas, ni el servicio de espera del autobús”. Considera, además que, aunque de aspecto son las más modernas, “parecen las más antiguas” por carecer de todos esos elementos; y añade que su estructura plana y transparente del techo “almacena suciedad, no tiene sistema de recogida de agua y en verano será un asadero”.

Para sus defensores, sin embargo, su diseño a modo de “caja de cristal” es la mejor forma de proteger a los usuarios, en comparación con las marquesinas tradicionales. El cristal transparente hace que sean más luminosas y se pueda ver desde dentro todo lo que le rodea a uno. 

Verdadero problema
Pero si hay algo que de verdad puede suponer un problema con respecto a estas nuevas marquesinas es el hecho de que cumplan o no con las actuales normas de accesibilidad. Según Santín, no lo hacen ya que el tamaño de la entrada es menor al impuesto por la normativa vigente. Además, el socialista considera que las cuatro esquinas de la estructura “sin señalizar son un peligro para invidentes y para cualquiera que vaya despistado”.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic