inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 23 de abril de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
28/03/2007 - Verónica González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Los padres del Calasancio, hartos de las aletas de tiburón

Llevar a los niños al colegio en coche no es tarea fácil, sobre todo, si está situado en el centro de la ciudad. Los padres de los alumnos del Colegio Calasancio (Conde de Peñalver, 51) lo experimentan día a día, con un inconveniente añadido al tráfico o a la ausencia de plazas de aparcamiento en la zona: las aletas de tiburón que delimitan el carril bus en Diego de León o en Conde de Peñalver.

Los conductores, a través de la Asociación de Padres y Madres, se muestran cansados de ser sancionados a diario por estacionar el vehículo para acompañar a sus hijos al centro escolar. Además, alertan sobre las situaciones de peligro que se producen en la entrada del colegio ya que los autobuses que circulan por el carril bus, de escasas dimensiones, transitan muy cerca de la acera y de los alumnos.

Desde la Junta Municipal confirman que están en desacuerdo con la presencia de estos separadores en las calles afectadas porque el tráfico de autobuses es escaso y su instalación no ha mejorado la movilidad de la zona. De hecho ya han solicitado al Área correspondiente la eliminación de, al menos, el tramo de aletas de tiburón situado en la entrada al Calasancio. Una medida que se llevará a cabo en breve tal y como ha ocurrido en otros colegios del distrito. La misma beneficiará no sólo a los padres, sino también a los autocares del propio colegio que podrán aparcar con mayor tranquilidad en la zona. Además, la Junta Municipal pretende aclarar que las sanciones interpuestas a los conductores no parten de la Policía Municipal, que acude a los colegios para organizar el tráfico durante el horario de entrada y salida de los escolares y no para sancionar. Son en realidad los controladores de la EMT los encargados de multar a quienes interrumpen la correcta circulación de los autobuses municipales.

En cuanto a la cercanía del carril bus a la acera, la Junta Municipal estudiará la posibilidad de instalar alguna medida de separación aunque, en principio, la anchura de las aceras parece suficiente para acoger a los alumnos sin riesgos aparentes.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic