inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 17 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
12/01/2017 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   1 voto
La consulta preconcepcional es un paso importante para planificar un embarazo
El ginecólogo Carlos Piñel, del Hospital Quirónsalud San José, aconseja programar la gestación para contar con unas condiciones médicas de partida más óptimas

Comienza 2017 y, tras las fiestas de Navidad, muchas parejas se plantean como propósito para este nuevo año una decisión importante: ampliar la familia. Muchos embarazos ocurren de forma inesperada, sin buscarse de forma activa o, simplemente, porque ya no se han puesto medios para evitarlos o no eran del todo esperados. “Con un buen control, estos embarazos también pueden ser una fantástica experiencia. Si se planifica un poco el momento de la gestación, se pueden dar unos pasos previos que harán que las condiciones médicas de partida sean óptimas”, comenta el doctor Carlos Piñel, ginecólogo del Hospital Quirónsalud San José.

Una vez que la pareja ha decidido que en un futuro próximo o inmediato va a empezar a buscar el embarazo, es aconsejable acudir a una consulta preconcepcional. ¿Qué es esto? “Se trata de una consulta con el ginecólogo para evaluar las condiciones de salud de partida.  En la mayoría de los casos nos sirve para garantizar que todo va bien y que no hay problemas, pero muchas veces encontramos algunos con fácil solución antes del embarazo que la paciente no sabía que tenía. O puede que haya alguna leve complicación de salud o algún antecedente que la futura mamá desconocía que pudiera tener incidencia en el curso de su embarazo. Conviene tenerlo todo controlado antes de empezar”, asegura el doctor Piñel.

En el mismo sentido se expresa la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), que afirma que la consulta preconcepcional persigue “fomentar la salud, evaluar el riesgo reproductivo y emprender acciones en función de los riesgos y enfermedades descubiertos”. Es decir,  dar unos consejos generales de salud y valorar si existen circunstancias que puedan interferir o complicar el curso del embarazo, como enfermedades, medicamentos habituales, exposiciones ambientales, hábitos perjudiciales, etc. Y si existen, actuar sobre ellas y optimizar las condiciones de inicio.

Pasos para una efectiva consulta preconcepcional

Según el ginecólogo del Hospital Quirónsalud San José, el primer paso en la consulta preconcepcional es una buena entrevista médica que aborde antecedentes familiares, enfermedades actuales o antiguas, infecciones pasadas, vacunaciones previas, cirugías anteriores, alergias, hábitos poco saludables y ejercicio físico habitual. “También es fundamental investigar sobre embarazos previos, pues, en muchas ocasiones, el devenir de un embarazo es muy importante y puede dar pistas acerca de posibles complicaciones en los siguientes”, subraya el doctor Piñel.

En segundo lugar, son necesarias una exploración física y pruebas complementarias. “Valorar una correcta estructura de los genitales externos e internos mediante una exploración y una ecografía transvaginal es fundamental. Por ejemplo, en ocasiones hay pequeñas malformaciones, pólipos, miomas dentro del útero que pueden dificultar la implantación del embrión. De este modo se detectan y, si es preciso, se corrigen para mejorar las posibilidades de concepción”, continúa el experto, que añade que es muy importante tener una citología previa al embarazo para garantizar la salud del cuello del útero.

También será de vital importancia, en opinión del doctor Piñel, valorar la talla y el peso, dado que “la obesidad y el sobrepeso disminuyen las probabilidades de concebir y tienen mayor incidencia de complicaciones a lo largo del embarazo, como diabetes o hipertensión arterial. Conseguir un índice de masa corporal (IMC) adecuado antes del embarazo evita muchos problemas más adelante”.

Por otro lado, será de gran utilidad una determinación analítica general que valore la situación basal de la mujer: un hemograma para descartar anemia o problemas con las plaquetas, el grupo sanguíneo, la concentración de glucosa en sangre, la funcionalidad del hígado y del riñón, las hormonas tiroideas, las serologías de enfermedades infecciosas (que informan de las infecciones que la paciente ha pasado, las que no y para las que es inmune), la orina, etc.

Por último, concluye el ginecólogo, “en el caso de que exista alguna enfermedad (ya sea conocida previamente o descubierta durante la consulta preconcepcional) con influencia en el embarazo, será recomendable una valoración conjunta entre el ginecólogo y el especialista correspondiente para que entre los dos optimicen la situación de partida. Por ejemplo, una mujer diabética deberá acudir al ginecólogo y al endocrinólogo con anterioridad para que, cuando comience el embrazo, la enfermedad esté totalmente controlada”.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic