inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 19 de agosto de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
27/12/2012 - Alejandro Melgares Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
Sede del Área de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid.
Alerta en la sede del Área de Seguridad en San Blas por casos de lipoatrofia
En el edificio del número 33 de la calle Albarracín, también se han detectado problemas de conjuntivitis y dermatitis en los trabajadores.

Dermatitis, conjuntivitis y lipoatrofia es lo que provocan al parecer una moqueta del edificio del Área de Seguridad, ubicado en el número 33 de la calle Albarracín, denuncia UGT.

Los problemas se originaron en 2008, cuando varios trabajadores manifestaron sus quejas sobre el mal estado de la moqueta y suciedad que presentaba la instalación. En la segunda planta se dieron casos de lipoatrofia, una enfermedad poco conocida y considerada poco grave que provoca pérdida de tejido adiposo, en la mayoría de los casos en las piernas, y que suele estar causada por factores relacionados a edificios modernos. Desde un primer momento, el problema radicaba en dos antenas de telefonía, pero con el tiempo se descubrió que estaba vinculado a la moqueta.

El secretario de la sección sindical de Servicios Generales y Policía de UGT, Luis Miguel López Reíllo, trasladó el caso al Ayuntamiento de Madrid, que no le dio mayor importancia. Posteriormente, comunicó el caso a la inspección de trabajo hasta en tres ocasiones. En abril de 2010 solicitó un informe técnico al consistorio, en el que se recomendaba incrementar la humedad relativa del espacio para reducir la electricidad estática provocada por la moqueta y que aparentemente causaba la lipoatrofia.

El Ayuntamiento de Madrid aumentó la humectación, reparó las humedades y por su parte la empresa propietaria cambió la cristalería y arregló las filtraciones de agua. A pesar de todo, la moqueta permaneció en el edificio y cuatro de los afectados se vieron obligados a pedir la baja laboral. Además, según el Reíllo existen otros trabajadores que sufren conjuntivitis y dermatitis, entre otros problemas que afectan a su salud.

El consistorio madrileño amplió en septiembre el arrendamiento del edificio que se extiende hasta el 22 de febrero de 2019.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic