inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 23 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
17/07/2009 - Almudena Cortés Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Imágenes de Canillejas, cuando aún era un pueblo.
Imágenes de Canillejas, cuando aún era un pueblo.
Canillejas, un pueblo convertido en barrio, con más de seis siglos de historia
Muchos canillejeros mantienen, desde hace años, una lucha para recuperar la identidad que perdieron cuando se anexionaron a Madrid, hace 60 años.

“La villa de Canillejas, de 291 habitantes, que forma un mismo Ayuntamiento con el lugar de Canillas (...)”, así se describe el pueblo de Canillejas en La Crónica de la Provincia de Madrid de 1866. En 1875, Canillejas era, con 10 km2, el término municipal más pequeño de Madrid. Fue el 24 de junio de 1949, hace 60 años, cuando se publicó el decreto por el que se decidía su anexión a la Villa de Madrid. En ese momento se convirtió en un barrio de Ventas, ya que San Blas aún no existía. 

Habría que esperar a la década de los 60 para que naciera este distrito,  convirtiendo los campos de cultivo en enormes bloques de viviendas que daban cobijo a los miles de inmigrantes que llegaban a la capital.

Canillejas perdió su identidad al incorporarse a este nuevo distrito, e incluso se convirtió en el único caso en Madrid de un antiguo municipio que no ha conservado su nombre, a diferencia de otros como Hortaleza, Fuencarral o Vicálvaro. 

Desde su anexión, han sido muchos canillejeros los que han luchado por intentar recuperar esa identidad perdida. La idea fundamental que defienden es que mientras que Canillejas cuenta con seis siglos de historia, San Blas es una zona ‘joven’, de 50 años, sin tradiciones. 

Cambio de denominación

Uno de los objetivos de los vecinos es cambiar la denominación del distrito. Una lucha que comenzó en los años 90, y que en 1995 se concretó en la propuesta del concejal presidente Isaac Ramos, en la que se defendía el cambio de denominación de San Blas a Canillejas.  La propuesta fue aprobada en la Junta del distrito pero no así en la Plaza de la Villa. 

A partir de ahí, la situación se mantuvo sin novedades, hasta la llegada de Dolores del Campo como concejal socialista. Dolores, perteneciente a la Agrupación de Canillejas, ha defendido siempre la lucha por “el reconocimiento de uno de los pueblos más antiguos de Madrid”. Piden que el distrito se denomine  San Blas-Canillejas, “como lo hacen en Fuencarral-El Pardo y Moncloa-Aravaca. Hemos tratado el tema en el debate sobre el estado del distrito del año pasado y en el de este año, es un asunto por el que seguiremos luchando, pero aún no hemos realizado la propuesta de manera formal”, afirma del Campo. 

Por su parte, desde la Junta se ha afirmado que, aunque en su día pudo tener sentido esta petición, actualmente el futuro más inmediato es la ampliación del distrito con tres nuevos barrios, por lo que el planteamiento del cambio de nombre es poco razonable. De todas formas, la concejal del distrito no tiene competencia en este asunto, por lo que “no puede pronunciarse al respecto”. 

Mientras, los vecinos seguirán luchando por la identidad de uno de los pueblos más antiguos de Madrid, con seis siglos de historia.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic