inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 24 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
14/03/2008 - Almudena Cortés Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Dos de los establecimientos que han sufrido atracos
Muchos de los comercios de la Calle Aquitania han sufrido robos.
Una oleada de robos a comercios y casas tiene asustados a los vecinos de la calle Aquitania
Siete comercios han sido atracados en las últimas semanas, todos concentrados en un radio muy pequeño. Los vecinos se quejan de la falta de seguridad en la zona y reclaman la presencia de agentes a pie o en motocicleta, más cercanos a los ciudadanos.

Miedo. Ese es el sentimiento que tienen los vecinos de la calle Aquitania tras la ola de robos que se está produciendo. Ya son siete los comercios atracados, además de algunos pisos y unos trasteros de un bloque. 

Todo ha sucedido en un periodo de tiempo muy corto, por lo que los vecinos de la zona están asustados y reclaman más vigilancia en un barrio en el que, según algunos de los afectados, “la inseguridad es  total”. El hecho más grave ha sido el asesinato de la comercial china de 47 años, dueña de un establecimiento de comestibles. Dos hombres entraron en el local a las 14.00 horas, -uno de ellos armado- y dispararon contra la mujer y su marido, que la acompañaba en la tienda. La Policía Nacional ha detenido a dos hombres como supuestos autores de la muerte de la mujer, se trata de dos toxicómanos que utilizaron para el atraco un arma de pequeño calibre. 

Pero aunque este ha sido el caso que más ha impactado a la población por la gran difusión que ha tenido en los medios de comunicación, son muchos más los casos a los que se tienen que enfrentar día a día los vecinos de Las Rosas. 

En la misma calle Aquitania donde está situada la tienda en la que se produjo el asesinato, una panadería ha sufrido un total de tres robos por la tarde durante las últimas tres semanas, hecho por el cual la dueña ha decidido abrir sólo en horario de mañana. Tiene miedo.

En el número 39 de esta misma calle robaron en tres pisos a la vez, un sábado a las 12.00 horas, entraron por la puerta, taladrando los cerrojos. Un quiosco y una farmacia próximos a este edifico también han sufrido robos, y más de una vez. “No me siento seguro” -cuenta el dueño del quiosco a EL DISTRITO- “en un principio la vigilancia era escasa, porque no había muchos comercios, pero ahora las tiendas se han multiplicado, al igual que la gente que vive en la zona, y la seguridad sigue siendo la misma, muy poca”. 

Atraco con rehenes

Otro de los casos que más impacto tuvo en los medios fue el atraco de La Caixa. Dos hombres entraron en la sucursal, de nuevo a plena luz del día, llevándose a dos rehenes. Los atracadores fueron detenidos poco después. 

El último suceso ha sido el atraco, a las 4.00 horas, del Locutorio Aquitania, situado en el número 37. Los ladrones rompieron “a mazazos” uno de los cristales de la puerta de entrada, llevándose una CPU y la caja del día. No pudieron llevarse nada más porque la alarma saltó, y una vecina llamó a la Policía. Los dueños del locutorio, que llevan menos de quince días en el barrio, reconocen que ahora “trabajamos con miedo, ha sido un comienzo accidentado, pero es verdad que últimamente vemos más vigilancia, más Policía”. 

El aumento de las patrullas en zona era una de las peticiones de los vecinos tras esta sucesión de hechos, y es lo que prometió la Junta Municipal después del asesinato de la comercial china. 

Consejo de Seguridad
El 11 de marzo se celebró en la Junta una sesión extraodinaria del Consejo de Seguridad, donde las cifras presentadas por el comisario del distrito no coincidían con el sentimiento de la calle. Según el comisario, “estamos entre los distritos con un nivel más bajo de delincuencia, un cincuenta y cinco por mil habitantes”. 

Sin embargo, todas las Asociaciones de Vecinos reclamaron más patrullas en la calle, policías de barrio, más cercanos, que paseen a pie o en motos. 

Esta petición fue respondida por el comisario con la promesa de que después de Semana Santa llegará al barrio una patrulla de vigilancia a pie, mucho más cercana a las necesidades de los vecinos. 

Ideas contrastadas
Vecinos y Junta no se ponen de acuerdo en la situación de la seguiridad en la zona. La concejal Carmen González afirmaba en el Consejo que “no hay que crear una situación de alarma, hemos tenido la mala suerte de que han coincidido una serie de hechos muy seguidos”. Por otro lado, los vecinos no son tan optimistas, aunque los encargados de dos de los establecimientos atracados han confirmado que ahora ven más presencia policial, siguen pensando que falta seguridad. 

Una de las vecinas de la calle Aquitania nos confirmaba que por el día sí que pasa algún coche de Policía, pero “a partir de las ocho de la tarde parece que estamos en un pueblo fantasma, no hay nadie por la calle, y mucho menos, policías, nos sentimos inseguros”. 

Otra de las peticiones por parte de las asociaciones de vecinos en el Consejo fue la del aumento del control policial en zonas localizadas dentro del barrio en las que se producen pequeños trapicheos con drogas, o bien se reúnen jóvenes que molestan a los vecinos de los edificios de alrededor con el ruido de sus motos y coches. 

Carmen González quiso terminar el Consejo pidiendo a la representante de la delegación del Gobierno la puesta en marcha de un plan específico para atajar esos pequeños trapicheos que tanto daño pueden hacer al barrio en un futuro  próximo. La representante se comprometió a mandar un informe de la situación a la Delegación de Gobierno para que se estudie. Esperemos que tenga resultados.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic