inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 17 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
13/07/2007 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Vecinos indignados ante la construcción de dos transformadores a escasos metros de sus casas
Se quejan de la falta de información y denuncian que los trabajos carecen de permiso. Un planteamiento desmentido por el Ayuntamiento de Madrid que asegura además que la actuación es en cualquier caso beneficiosa, en cuanto que elimina obstáculos de la vía pública.

Alrededor de trescientos vecinos de los barrios de San Blas y Simancas se han rebelado contra las obras de soterramiento de unas líneas de baja y media tensión que Unión Fenosa está ejecutando en las calles de los Gremios y los Conserveros. Aseguran que la compañía no ha facilitado información alguna a las entidades vecinales ni a las comunidades de propietarios sobre estos trabajos que, a juicio de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), suponen “colocar dos centros de transformación en la misma calle, otro centro en una zona verde, ubicar estos y otros transformadores en las inmediaciones de las viviendas y colocar el cableado en las fachadas”.

Pese a que el soterramiento de estas líneas responde a una demanda vecinal histórica, los afectados afirman que la compañía no dispone de los permisos ni las licencias necesarias para el desarrollo de los trabajos, por lo que amenazaron con paralizar las obras bajo la exigencia de que estas reúnan condiciones de seguridad adecuadas para los residentes de los bloques perjudicados. Con este motivo, y tras varias denuncias y quejas interpuestas en la Junta Municipal, la concejala del distrito, Carmen González, decidió paralizar las obras hasta aclarar los hechos. Una suspensión que, según afirmaron los representantes de la Plataforma Vecinal San Blas-Simancas, nunca se produjo. “Confiamos en la palabra de la concejala, que adujo que la burocracia que requiere poner en marcha una medida así, retrasaría el paro, pero lo cierto es que los obreros continuaron trabajando; es más, se presentaron con nuevas cuadrillas para acabar cuanto antes”, aseguró uno de los afectados. 

Ante el cariz de los acontecimientos, el pasado 10 de junio, miembros de la Plataforma Vecinal San Blas-Simancas celebraron una reunión a tres bandas con los representantes de Unión Fenosa y la concejala del distrito, Carmen González. Un encuentro en el que, según la FRAVM, “no llegaron a ningún acuerdo”. La Plataforma Vecinal propuso trasladar los transformadores a zonas menos pobladas, señalando que en el caso de que los vecinos no aceptaran la ubicación, la empresa no continuaría la obra. El planteamiento no satisfizo a Unión Fenosa, cuya única propuesta fue la de comprometerse a realizar mediciones de ruido, calor y contaminación electromagnética antes y después de la instalación de los transformadores.

Finalizado el encuentro, los representantes de la Plataforma celebraron una asamblea informativa a la que asistieron más de 100 afectados. En ella acordaron llevar a cabo una consulta para que sean los vecinos quienes decidan acerca de la continuidad de las obras. Mientras tanto, los trabajos siguen en marcha.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic