inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 18 de agosto de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
26/07/2017 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   1 voto
¿Cómo saber si los amortiguadores están fallando?
Las ruedas son el punto de contacto entre el suelo y el vehículo y captan su perfil. Pero son los amortiguadores los que transmiten ese contacto, absorben las irregularidades y las transforman en algo cómodo.

Un vehículo sin suspensión sería una caja rígida que se agita con cada bache o imperfección de la vía. Eso es incómodo y muy peligroso para los viajeros, y también es una garantía de problemas mecánicos y averías. Sin amortiguadores, habrá que buscar piezas de recambio de coches antes de lo previsto.

Para que el viaje sea cómodo y seguro, y el vehículo se mantenga en buenas condiciones, debemos asegurarnos de que el sistema de suspensión se encuentra en buen estado. ¿Cómo saber que debemos cambiar los amortiguadores?

 

Las claves de los amortiguadores defectuosos

Podemos percibir que los amortiguadores están fallando atendiendo a sus señales:

  • Ruidos. Un amortiguador en perfecto estado y bien lubricado no se siente ni se oye. Las fugas de aceite o gas, un mal ajuste o el desgaste provocan que la suspensión suene con el movimiento, en especial en baches y curvas. Puede ser un silbido, típico de las válvulas de amortiguación por estar mal tapadas; un sonido de traqueteo, característico de los tornillos aflojados y las arandelas desgastadas; o un tableteo, porque los cojinetes se hayan desgastado o se haya formado holgura.
  •  Rebotes. Si presionamos hacia abajo en la carrocería sobre la rueda y soltamos, el amortiguador en buen estado devolvería el coche a su posición, suavemente y sin más. Pero si rebota una o más veces podemos sospechar que la suspensión está defectuosa.
  •  Cabeceos y oscilaciones. El amortiguador está fallando si notamos que en las frenadas fuertes el vehículo cabecea, es decir, se inclina siguiendo la inercia. El morro se inclina hacia el suelo al frenar y la parte trasera lo hace al acelerar. Es una oscilación frontal o lateral que también puede sentirse en las curvas cerradas, cuando parece que el vehículo va suelto, en vez de firmemente unido a la carretera.
  • Desgaste de neumáticos. Las diferentes partes de la suspensión no se deterioran a la vez ni al mismo ritmo, lo que lleva a desequilibrios y a una distribución irregular del esfuerzo y el rozamiento. Si observamos un desgaste inusual y desigual de los neumáticos, sobre todo si solo ocurre en uno de sus lados, podemos sospechar que la suspensión no está en buenas condiciones.
  • Ante cualquier señal, hay que revisar

Da igual que sea en Hyundai, Ford o Citroën, en vehículos de gama alta o baja, nuevos o con mucha carretera: una suspensión en mal estado es un peligro que debe evitarse cuanto antes. Si sospechamos que los amortiguadores están defectuosos, debemos acudir a un taller profesional y cambiarlos.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic