inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 11 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
29/02/2016 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Once años de prisión por poner una bomba que provocó un incendio en la casa de su madre
El condenado tenía un trastorno que no le impedía conocer y comprender la ilicitud de lo que hacía

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia que condenó a once años de prisión al autor de un incendio en un edificio de la calle de López de Haro de Madrid provocado por el artefacto explosivo que colocó en la puerta de la vivienda de su madre el 23 de mayo de 2013.

En una sentencia el alto tribunal desestima el recurso del condenado, L.C.G., contra la dictada por la Audiencia Provincial de Madrid, que le impuso dicha pena como autor de un delito de incendio con la circunstancia atenuante de trastorno mental y le impuso además el pago de indemnizaciones por los daños que causó por un total de 4.804 euros.

Sin embargo fue absuelto del delito de amenazas del que también estaba acusado ya que la Audiencia estimó que no se probó que el condenado le dijera a su madre que si no le daba cien mil euros la apuñalaría a ella y a su hija, hermana del acusado.

La Audiencia declaró probado que L.C.G., de 41 años, colocó un artefacto explosivo compuesto por tres botellas de cámping gas en la puerta de la vivienda propiedad de su madre, en el primer piso del edificio, y las hizo explosionar mediante un mecanismo para producir fuego en la casa.

Añadió que lo hizo consciente de que las llamas se extenderían al resto del inmueble lo que efectivamente ocurrió rápidamente.

Ello requirió el desalojo de todo el inmueble para evitar que las personas y familias que estaban en el mismo, entre ellos un niño de dos años, resultasen intoxicados con el humo o se quemasen con las llamas, y la Audiencia precisó que el condenado sabía perfectamente que en el edificio vivían personas.

La Policía tuvo que personarse para desalojar y poner a salvo a las personas que ocupaban el edificio y los bomberos intervenir para sofocar el fuego, que provocó daños en la casa de la madre del condenado, en otra de la primera planta, en un local comercial situado en el bajo y en zonas comunes.

En el momento de ejecutar estos hechos el condenado estaba afectado de un trastorno paranoide de la personalidad que no le impedía conocer y comprender la ilicitud de lo que hacía aunque afectaba moderadamente a su capacidad para enjuiciar la realidad de modo adecuado, señaló la Audiencia.

El Supremo no comparte alegaciones del condenado como considerar accidental y fortuito que el explosivo fuese colocado ante la vivienda "germen de un conflicto familiar" ni que estime carentes de toda fuerza probatoria los efectos hallados en su domicilio, bombonas de cámping gas, pastillas de fósforo de barbacoa, un bote de aceite sintético y guantes de látex.

Agrega que la Audiencia ya explicó que el condenado habría amenazado a su madre y a su hermana y que la propiedad familiar estaba en parte en el origen de una enemistad que habría llegado a lo obsesivo según manifestaron los psiquiatras, y añade que las amenazas fueron acreditadas por la declaración de su cuñado.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic