inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 17 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
05/05/2016 - Borja de Jorge Cañaveras Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Los vecinos de Marqués de Viana en pie de guerra contra el “supermercado de la chatarra”
La única chatarrería que queda en el barrio ha convertido la zona en un desguace al aire libre y los vecinos denuncian una auténtica campaña del miedo.

En los años 60, Tetuán era un barrio periférico de Madrid donde las chatarrerías proliferaban por doquier. Medio siglo después, sólo una de estas chatarrerías continúa en una zona prominentemente vecinal como es la calle Marqués de Viana y sus alrededores, generando una guerra abierta entre los vecinos, los chatarreros ilegales y el dueño del negocio.

Los problemas de los vecinos de esta zona de Tetuán se agudizaron con el abandono y derribo de las viviendas del paseo de la Dirección. Ahora, grupos de rumanos de etnia gitana han convertido los aledaños de la chatarrería en un auténtico vertedero. “Desguazan los frigoríficos en la calle, venden al chatarrero lo que pueden y el resto lo tiran en la vía”, explica una vecina. Desde las nueve de la mañana, circulan por las calles con carritos revolviendo en los contenedores y dejando un rastro de chapas, cables e inmundicias a su paso.

Pero la suciedad que genera la actividad de los “proveedores” de la chatarrería no es el único problema. Las amenazas de éstos es lo que ahora más preocupa a los vecinos, que piden más presencia policial en la zona. La mayoría de las personas que viven en el barrio son mayores y temen salir de sus casas. Son sus hijos quienes se enfrentan a los chatarreros ilegales y graban las irregularidades de la chatarrería.

Para que se les oiga, han creado una plataforma a través de la red social Twitter con el objetivo de que sus reivindicaciones lleguen a las administraciones y se proceda al cierre de la chatarrería. Una tarea loable pues, a pesar de todo, la chatarrería tiene licencia de actividad desde 1977 y se acoge a una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid para seguir allí con sus actividades. Un negocio, eso sí, con múltiples deficiencias.

El problema medioambiental es el más importante que, a nivel legal, presenta. La chatarrería incumple la Directiva Europea de Tratamiento de Residuos que impide desguazar electrodomésticos, hay que reciclarlos. Para esquivar esta normativa, éstos son desguazados en la parte de atrás por los grupos de gitanos-rumanos, que los venden a la chatarrería ya en trozos, evitándose así la sanción.

Problemas de limpieza

Haber convertido las calles Marqués de Viana, Naranjo, Hierbabuena y alrededores en chatarrerías al aire libre está provocando graves problemas de limpieza a tan sólo 40 metros de un colegio público. Una situación desesperante para muchos vecinos. Y a esto se le suma el ruido constante, pues la chatarrería no está insonorizada, como si lo están otras ubicadas en lugares propios para esta actividad, como polígonos industriales. “Es un problema grave y con muchos actores. Está claro quién es el foco del problema, pero legalmente no se le puede achacar la suciedad ni toda la problemática a él”, sostiene la portavoz de Ciudadanos en el distrito, Eva María Nicolás, quién califica el problema como “un reto” y está a la espera del expediente sobre su estudio.

“La chatarrería es un foco de degradación para el barrio”, comenta indignada una vecina que no quiere dar su nombre por miedo a represalias. “Es la mafia de la chatarra”, expresa indignada esgrimiendo que lo que sufren es una “auténtica campaña del miedo”.

Un miedo no sólo a las amenazas, sino a la peligrosidad de la chatarrería, que en agosto del pasado año ardió, afortunadamente sin mayores consecuencias. Además, temen que se estén desarrollando las mismas negligencias que en la otra chatarrería del paseo de la Dirección. Y es que en abril de 2014, la Policía detectó en los restos de la chatarrería –también propiedad del mismo dueño- que de la tierra manaba aceite de motor usado, motores, llantas, cauchos,…y todo sobre el Canal Bajo, la gran tubería de agua potable de la que bebe la ciudad. En definitiva, la desesperación de unos vecinos que llevan décadas viviendo con un problema inimaginable en cualquier otra parte de Madrid.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic