inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
08/11/2010 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Una estafa al día les permitía mantener un alto nivel de vida.
Detenidos siete miembros de una familia de timadores por el método del “tocomocho”
Son los presuntos autores de 120 estafas y pertenecen a tres generaciones dedicadas al timo del falso billete de lotería premiado.

La Policía Nacional ha detenido a siete individuos como presuntos autores de más de 120 delitos de estafa por el procedimiento del “tocomocho”. Los arrestados, cuatro mujeres y tres hombres, pertenecen a tres generaciones de la misma familia dedicadas al timo del falso billete de lotería premiado. Las víctimas, siempre de edades comprendidas entre los 70 y 80 años, pagaron entre 3.000 y 15.000 euros por boletos de apuestas premiados.

La investigación comenzó el pasado mes de junio tras recibirse, en la comisaría de Usera-Villaverde, la denuncia de un hombre de avanzada edad, víctima de una estafa cometida por el método del “tocomocho”. El anciano relató que dos individuos le mostraron varios décimos de lotería supuestamente premiados y que, tras ganarse su confianza y convencerle para repartir el premio, le acompañaron hasta diversas sucursales bancarias donde realizó seis reintegros por un valor total de 15.500 euros. Para los desplazamientos entre bancos, contaron la ayuda de una tercera persona, también cómplice de los hechos. Tras haber hecho entrega del dinero en efectivo a los estafadores, uno de ellos le pidió a la víctima que le comprara un bocadillo, aprovechando ese momento los individuos para darse a la fuga.

Siete miembros de una misma familia
Tras varias pesquisas, los agentes consiguieron “poner cara” a los presuntos estafadores. Se descubrió que en los timos participaban tres hombres y cuatro mujeres, todos ellos pertenecientes a tres generaciones de la misma familia. Los investigadores constataron que los detenidos siempre actuaban de forma similar. Uno de ellos, caracterizado con boina y gafas, y hablando con acento gallego, se acercaba hasta la víctima mostrándole varios décimos de apuestas supuestamente premiados. Este desconocido le cuenta al “primo” que es gallego y analfabeto, entre otros detalles de su vida. En un momento de la conversación, le muestra varios billetes de lotería supuestamente premiados con el primer premio y manifiesta que no se atreve a cobrarlos en el banco. En ese instante, se acerca un segundo timador que se interesa por la conversación. El supuesto analfabeto le cuenta la misma historia al recién llegado, quién se ofrece para acompañarle a cobrar los billetes al banco, negándose de nuevo, alegando que no fía. Entonces el cómplice saca un fajo de billetes y se lo entrega al supuesto gallego, proponiéndole al mismo tiempo al  incauto participar del premio, aportando una cantidad similar a la que el mismo había puesto para comprar el billete de lotería por un importe considerablemente inferior al valor del premio.

Una vez convencida la víctima, mostrándole si es preciso listados de premios “preparados” previamente en los que puede comprobar la veracidad del premio, se trasladaban con ella hasta las sucursales bancarias en un vehículo oscuro conducido por otro miembro del grupo. Tras realizar varios reintegros, los estafadores utilizaban cualquier disculpa para separarse del perjudicado e irse con el botín. En algunos casos, lo que hacían era darle el “cambiazo” y en un descuido sustituían los billetes de la cartera del estafado por cartulinas.

Finalmente, los agentes registraron los domicilios de los detenidos donde localizaron numerosos efectos que utilizaban para cometer las estafas: boletos de apuestas antiguos, listados de premios, tacos de cartulina del tamaño de los billetes de 50 euros, varias gorras y gafas para caracterizarse, cartillas bancarias, cerca de 6.000 euros en efectivo, numerosas joyas y relojes de marca. Igualmente también han sido intervenidos tres vehículos, siendo uno de ellos el de color oscuro que utilizaban en sus “golpes”.

Una estafa al día 
Los investigadores han podido constatar que el grupo desarticulado realizaba una estafa al día. El gran beneficio económico que obtenían, un mínimo de 3.000 euros diarios, les permitía disfrutar de un alto nivel de vida. Los siete detenidos han sido puestos a disposición judicial y se ha decretado el ingreso en prisión de todos ellos.

 La operación ha sido llevada a cabo por el Grupo Primero de Policía Judicial de la Comisaría de Usera de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic