inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 18 de febrero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
04/07/2008 - Elisabet Martínez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El pasado día 30 frente a la Consejería de Educación.
Los orientadores ven peligrar la calidad educativa ante los cambios propuestos por la Consejería
Apoyados por los sindicatos -UGT,CSIT-UP y CC.OO., luchan por una educación basada en el trabajo multiprofesional y en una actuación compartida.

La Consejería de Educación de la Comunidad quiere cambiar para el curso que viene el sistema de orientadores. Así lo comunicó la consejera, Lucía Figar, en un acto público el pasado mes. La reacción: una sucesión de reuniones y encierros por parte de los orientadores en la sede del Equipo de Orientación de Villaverde-Orcasitas para manifestar su indignación y disconformidad ante tales medidas. Esta de-cisión está motivada por las peticiones realizadas por el colectivo de directores de los centros en los que los orientadores prestan servicio, según argumenta la Consejería. 

El panorama actual
Usera -junto con Villaverde- cuenta con 57 centros de Educación Infantil y Primaria a los que un equipo de profesionales de la orientación presta servicio. El equipo se organiza para rotar por cada uno de los centros, de tal forma que los casos tratados sean vistos con la mayor neutralidad, al ser estudiados por diversos orientadores. Un éxito abalado por un trabajo hecho en red -la suma de las expertas opiniones de todos-. La propuesta de la Consejería supondría que cada centro tuviese su propio orientador  -evitando la rotación actual- de forma permanente. 

Las consecuencias

Según Figar, esta nueva medida va a permitir a los orientadores abandonar sus despachos habituales para trabajar en los centros, acercándose a la realidad de los colegios y estar al lado de los niños. Alega que los horarios y las condiciones de los trabajadores no van a sufrir cambios.

Los Equipos de Educación Orien-tativa y Psicopedagógica explican que el hecho de que un profesional esté interno en un colegio va a suponer un detrimento en la calidad de la educación. Y es que, si se mantiene el mismo número de profesionales -o se reduce-, aumentando los días de atención de un orientador a un colegio, necesariamente se reducirá el tiempo para el trabajo en red. Según EOPS, estas medidas  van a suponer la pérdida de la objetividad, porque el carácter multiprofesional y los criterios de ac-tuación compartida se perderán.  De este modo, no habrá un plan de trabajo común para todos los centros, ni procedimientos comunes de evaluación psicológica y rastreo de necesidades de los alumnos, centros -en los que estudian alumnos que necesitan una educación especial- y familiares.

Un mes de encierros
Ya lo dice el refrán: ‘la unión hace la fuerza’. Por ese motivo, más de 200 orientadores han pasado el mes de encierro en encierro en la sede del Equipo de Orientación de Villaverde-Orcasitas y el pasado día 30 se manifestaron a las puertas de la Consejería de Educación con la intención de frenar las medidas impuestas para el próximo curso.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic