inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
06/03/2009 - Maider Mayayo Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Elisa, vecina de Usera, en su domicilio, junto a Mercedes, su voluntaria.
El voluntario en el distrito, una forma de acompañar a los que más lo necesitan
Cinco domicilios ya reciben esta ayuda que consiste en dos horas a la semana en las que dos voluntarios tratan de hacer la vida más fácil a estas personas.

Elisa tiene 77 años y es vecina de la calle San Basilio. Ha tenido una vida muy dura desde que muriera su marido siendo muy joven. Sin embargo, gracias a la ONG Desarrollo y Asistencia su día a día ha dado un gran giro y la soledad ha dejado de ser el plato principal de su rutina. 

El programa de voluntariado de esta ONG se ha puesto en marcha en el distrito con gran éxito. Doce es el mínimo de personas que se necesitan para atender las necesidades a domicilio de las personas mayores del distrito. Sin embargo, como ha comentado a este periódico Cecilia Pilar, directora de comunicación de la ONG, “el objetivo es que vengan cuantos más mejor para poder abarcar a más personas en el distrito”. 

Los voluntarios son de cualquier zona de Madrid, como Mercedes que acude a acompañar a Elisa a su domicilio desde Pozuelo. No obstante, “lo deseable es que sean gente del propio distrito para que no tengan que desplazarse mucho”, apunta Pilar. 

Así, dos horas a la semana repartidas en un mismo día, dos voluntarios acuden a los domicilios de personas mayores del distrito que en muchas ocasiones se encuentran solas. En la actualidad ya son 5 las casas que se benefician de esta iniciativa, y son los propios servicios sociales los que “nos derivan a nosotros estos casos”. 

Las tareas de este voluntariado son en esencia, poder pasar tiempo con estas personas, aunque sea tan sólo dos horas a la semana. También realizan labores básicas de cualquier rutina como acompañamiento al médico, resolver algún trámite administrativo o alguna pequeña compra. Todo estas situaciones consiguen crear una “gran complicidad y relación de amistad entre el voluntario y la persona”, explica Mercedes. Una relación completamente desinteresada cuyo único fin es que quien no sepa qué hacer con su tiempo, ayude a los demás.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic