inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
02/10/2013 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Lissavetzky denuncia una discriminación a las familias de Vallecas
El portavoz socialista explica que el consistorio madrileño les niega servicios esenciales y que los vecinos de la calle Francisco Álvarez pagan impuestos pero no tienen ni luz.

Son 33 familias. En total, más de 100 vecinos, menores incluidos, de Madrid que viven en la calle Francisco Álvarez, en el distrito de Villa de Vallecas. Sin embargo, como ellos mismos denuncian, no se sienten parte de la ciudad, salvo a la hora de pagar los impuestos municipales. Hoy han mantenido una reunión con el portavoz del PSOE en el Consistorio, Jaime Lissavetzky, quien ha apoyado sus reivindicaciones: “Estos vecinos de Madrid pagan IBI o tasas de basura, pero por su calle no pasa el servicio de limpieza. Ni siquiera pueden recibir correo”, ha expuesto. Tampoco tiene luz o alcantarillado, ha recalcado.

Lissavetzky ha tildado de “auténtica vergüenza” las “duras e injustas” circunstancias que tienen que vivir a diario, especialmente los niños, que residen en Francisco Álvarez. “No se puede vivir así en el Madrid del siglo XXI y en una zona en crecimiento como es la del distrito de Vallecas”, ha añadido.

“Ratas, suciedad, problemas de agua y luz son cuestiones diarias que tienen que afrontar estas familias que cumplen con el municipio y pagan puntualmente sus impuestos como cualquier otro vecino de Madrid, como los de la calle Serrano por ejemplo”, señaló el portavoz durante la visita, en la que también han estado presentes los concejales Pedro Zerolo y Diego Cruz.

El portavoz socialista anima a la regidora, Ana Botella, a visitar la zona “para que vea directamente cómo se vive allí y cuáles son los enormes problemas diarios de los vecinos, y para que busque una solución que ni es costosa ni difícil. Es simplemente una cuestión de prioridades”. Al respecto, Lissavetzky ha citado la necesidad de crear un acceso a la calle desde la rotonda ubicada a tan solo unos metros, lo que permitiría una entrada alternativa al sector 5 de la Cañada Real Galiana.

Y es que, según ha explicado el portavoz, el Consistorio parece querer vincular la solución para estos vecinos a la que se debe dar a la Cañada Real, afectada por graves de seguridad y de tráfico de estupefacientes, y que parece postergarse al muy largo plazo. La situación en La Cañada, a su parecer, se ha agravado en los últimos años hasta llegar a convertirse la calle en “una bolsa de grave deterioro”.

El portavoz ha adelantado que su grupo llevará una proposición al Pleno municipal de Villa de Vallecas, que se celebrará el martes próximo, para pedir que se termine con esta situación “insufrible para los vecinos, que además se ven sometidos a enormes problemas de inseguridad que genera la zona aledaña”. La petición no solo se referirá a correos o limpieza, sino a otras cuestiones claves como el paso de rutas escolares. Los niños carecen de rutas escolares y tienen que desplazarse 2 kilómetros hasta la A-3 para acceder al transporte interurbano

La Cultura municipal, un barco a la deriva

A preguntas de los medios de comunicación, Lissavetzky también ha pedido “un poco de cordura” para gestionar la Cultura de la ciudad.

“En la nueva empresa municipal ‘Madrid Destino Cultura, Turismo y Negocios’, que hasta hace poco se llamaba de otra forma y anteriormente de otra, no es razonable que no sepamos quién dirige, si Pedro Corral o Fernando Villalonga. Tampoco entendemos que se cambie tanto de nombre y, sobre todo, que los trabajadores puedan perder su puesto laboral”, manifestó.

La cultura municipal, dijo, “no debe ser un negocio, está para promocionar la creación, autores y artistas, y no para convertirse en un empresario privado, cuyo papel es diferente y muy respetable. Por supuesto es imprescindible realizar una gestión adecuada, pero no convertirla en un negocio y, además, mal gestionado. Nos encontramos como en una especie de barco a la deriva y no sabemos a quién echarle la culpa, si a Corral o a Villalonga”. Una situación que el portavoz calificó como “la casa de los líos, el desgobierno mayor que he visto en mi vida y muy difícil que nadie supere esto”.

Al respecto, Lissavetzky ha recordado que Ana Botella, a una pregunta del portavoz socialista, “dijo solemnemente en el Pleno que no iban a despedir a ningún empleado público. Sin embargo, sí lo están haciendo y a bastante gente. Creo que, con una gestión adecuada, no sería necesario hacerlo”.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic