inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 20 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
03/01/2008 - Francisco Gavilán Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Bélgica, la reina del chocolate
El arte, la cultura, y las hermosas ciudades belgas son las señas de identidad del país. Pero no las únicas. La pasión de sus habitantes por el chocolate también forma parte de su personalidad

¿Sabías que el chocolate es sustitutivo del placer sexual, que combate la soledad y la depresión, y que, como regalo, fomenta la amistad y transmite mensajes de amor? Aunque sus descubridores fueron los mayas y los aztecas, los belgas han sido, probablemente, los primeros del mundo en intuir todas esas cualidades físicas, psicológicas, y sociales del chocolate antes de que diversos estudios científicos lo corroboraran después. No en balde, Bélgica produce 172.000 toneladas de chocolate al año, y son miles las tiendas que elaboran artesanalmente en todo el país deliciosos bombones, puros o rellenos de fruta, licor o trufa. Y, actualmente, con las nuevas tendencias de los maestros chocolateros, se pueden degustar los más insólitos sabores y combinaciones, aunque nunca ha dejado también de tomarse líquido.

Cuenta la leyenda que el cocinero del Duque de Plessis-Preslin dejó caer por accidente un poco de azúcar caramelizado sobre almendras tostadas. En 1912,  el chocolatero Jean Neuhaus cubrió esa mezcla con chocolate y creó que lo que hoy se llama "praline". Es decir, un bombón de chocolate relleno. La demanda de este nuevo dulce fue tan enorme que rápidamente se creó un nuevo embalaje para el mismo. Así nació "ballotín", pequeña caja de cartón cuidadosamente envuelta, que contiene varios pisos de "pralines". La primerísima calidad de las materias primas y la extensa variedad de rellenos son las razones que convierten a Bélgica en "la reina del chocolate", una de sus señas identitarias…

Museo del chocolate
Hasta tal punto el chocolate forma parte inseparable de las señas de identidad de los belgas, que éstos poseen en Brujas el -quizá, único- Museo del Chocolate (Choco Story). Un edificio medieval de tres plantas donde el visitante ha de usar todos sus sentidos. En él se mira, se escucha, se huele y se degusta. Y es que el Museo cuenta la historia milenaria de este producto en palabras, imágenes, sabores, y con cientos de antiquísimos objetos relacionados con él. Descubre al visitante cómo se elabora el chocolate. Le revela los secretos de su variedad de ingredientes y de su exquisita suavidad. Y le responde a todas las preguntas de su curiosa historia.

¿De dónde procede originalmente el chocolate? ¿Cómo conquistó Europa? ¿Cuál es el secreto del mejor chocolate? ¿Qué papel jugó en la Revolución Industrial? ¿Por qué se usaba el chocolate como medicina? ¿Qué descubrimientos se han hecho recientemente sobre el chocolate para aplicarlo en modernos tratamientos de belleza y salud? (Ahí va un adelanto: ¿Sabías que, según recientes estudios, comer chocolate ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y puede reducir el colesterol hasta un 30%?). Todas estas preguntas y muchas más encuentran respuestas en el Museo del Chocolate. Una visita de la que disfrutarán tanto los "chocoadictos" como los curiosos.

Dicen que si viajas a Flandes, además de descubrir todo el arte de sus ciudades, hay tres cosas que nadie debe dejar de hacer: saborear una deliciosa cerveza de entre las 600 variedades que existen, comprar y degustar chocolate (en todas sus variantes), y la más importante: volver cualquier fin de semana o puente, al menos un a vez al año, para no olvidarte de sus increíbles sabores. Disfrutar del chocolate es cultura, salud, y… ¡también un arte!

www.franciscogavilan.net.
Más info: www.flandes.net .
Turismo de Bélgica: Tel. 93 508 5990.
info@flandes.wtcbarcelona.es

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic