inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 23 de abril de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
13/03/2007 - Francisco Gavilán Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Bonn, puerta del romántico Rhin
La ciudad natal de Beethoven es una muestra de la pasión que los alemanes sienten por la música. Desde la clásica hasta las más modernas tendencias.

¿Quién no ha oído hablar de Beethoven? Este genial compositor nació en Bonn. Tanto el viajero melómano como el turista tradicional se sentirán especialmente atraídos por su obra al visitar su casa-museo. En ella se encuentra la colección privada de Beethoven más grande del mundo. Allí se puede contemplar desde su famosa trompetilla de sordo, hasta figuras holográficas, antiguos instrumentos musicales, hermosos cuadros, y fotografías mientras se disfruta de la audición de su opera Fidelio. Y es que donde el alma de los alemanes mejor se expande es en la música y a través de ella.

"Locos" por la música
No en balde, hoy, la ciudad de Bonn, al igual que otras grandes urbes del país germano, revive puntualmente su pasión musical. Cada año, las más famosas orquestas y los más renombrados directores se dan cita en los numerosos festivales de música que se celebran tanto en la ciudad como en los castillos, iglesias, y museos de sus alrededores. Sin embargo, no sólo los amantes de la música clásica se concentran en Bonn. Desde mayo a septiembre son innumerables los conciertos de pop, funk, soul, y blues protagonizados por los más célebres cantantes del mundo. Tampoco extraña que gentes de muy diferente culturas se reúnan ante los extraordinarios escenarios que, al aire libre, se montan al efecto, ya que Bonn es también la anfitriona de recitales de jazz, samba, bossa y todo tipo de mezclas y estilos. En este sentido, otro importante acontecimiento es el Festival de Rock "Rheinkutur", que se celebra en el Rheinaue Park, en la margen derecha del Rhin, y que atrae a más de 250.000 aficionados  cada año.

Para relajarse de tanta excitación musical, nada mejor que pasear por las riberas del Rhin, en ambos lados de la ciudad. Nadie puede librarse de la magia de este río, uno de los más largos de centroeuropa, en donde la gente acude habitualmente para pasear a pie, en bicicleta, o sentarse a tomar una cerveza con vistas al Siebengebirge. No faltan tampoco en este entorno diversas actividades de ocio dedicadas a sus ciudadanos y visitantes. A Bonn se la conoce también por 'Puerta del Romántico Rhin'. Si te decides a realizar un crucero fluvial hasta Bingen, disfrutarás de extraordinarias panorámicas: castillos medievales, fortalezas, villas de la nobleza, viñedos, acantilados y lindos pueblecitos. A bordo de estos confortables cruceros se sirven típicos menús, mientras orquestinas amenizan todo el trayecto. Éste puede concluir con el espectacular festival "El Rhin en llamas", que tiene lugar el primer sábado de mayo. Una auténtica orgía de fuegos artificiales iluminan la noche en ambas márgenes del río entre Linz y Bonn.

Pero esta ciudad ofrece otros muchos atractivos al visitante. Con sus 2.000 años de historia, Bonn posee una rica herencia arquitectónica que se refleja, entre otros muchos lugares, en el castillo Baroque, el Palacio Schaumburg o la villa Hammerschmidt. Asimismo, su propuesta cultural, además de la musical, es extensa. Casi tres millones de personas se desplazan anualmente para visitar las colecciones itinerantes y permanentes de sus museos. Desde el del Arte Federal, que acogió recientemente la sensacional exposición de la Fundación Guggenheim, hasta el de Historia Natural, sin olvidar el de Bellas Artes o el de Investigación y Tecnología. Son, pues, muchas las razones por las que se puede gozar en Bonn.

www.franciscogavilan.net
Más info: Oficina Nacional Alemana de Turismo,
C/San Agustín, 2-1º dcha. 28014 Madrid. Tel. 913600391; www.alemania-turismo.com

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic