inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 20 de agosto de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
19/09/2008 - Francisco Gavilán Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Imagen de Calatrava
Oviedo
La ciudad del sosiego y del frenesí cultural

“Oviedo es una ciudad deliciosa, exótica, bella, limpia, agradable, tranquila y peatonalizada; es como si no perteneciera a este mundo, como ni no existiera…es como un cuento de hadas”. Las palabras que el famoso cineasta Woody Allen dedicó a la capital de Asturias en 2002, cuando la visitó por primera vez, pueden parecer exageradas, fruto de un flechazo, esto es, un “amor a primera vista”. Comprobar cuánto podía haber de exacerbación o de certeza en la declaración de uno de mis directores de cine favoritos era uno de los objetivos de este escritor, al pisar por segunda vez, tras diez años de ausencia, la primera urbe asturiana.

Oviedo es, ante todo, una “ciudad paseable”. Por múltiples razones. La visita a su casco antiguo, o incluso a sus calles más modernas, resulta siempre una muy gratificante y saludable experiencia. En el primer caso, visitar la Catedral y sus soberbios tesoros artísticos, el Ayuntamiento, algunos de sus palacios, o las típicas plazas de Trascorrales o Fontán puede ser el mejor comienzo. Pero, a medida que uno avanza por sus callejuelas se topa, casi inesperadamente, con una peculiaridad propia de Oviedo: su vocación escultórica. A cada paso, emergen modernas esculturas de bronce representativas de alguna tradición o de  personajes vinculados a la ciudad, que causan sorpresa y admiración.

Un vergel en medio del arte y de la cultura
En pleno casco urbano se encuentra el frondoso Parque de San Francisco. Un gran jardín de 90.000 m2 repleto de paseos, sinuosos senderos, y bellos rincones y monumentos que nativos y foráneos pueden disfrutar entre el rumor de las fuentes, el perfume de las plantas y con la siempre majestuosa compañía de pavos reales en libertad. Cuidar así de la naturaleza forma parte de la cultura de este pueblo. Y la cultura es una antigua tradición en Oviedo. Cualquier manifestación artística o cultural es vivida por los ovetenses con verdadera pasión. No es de extrañar que, a lo largo del año, se programen exitosas actuaciones de ópera, conciertos de música, festivales de danza, teatro, etc. Acontecimientos para los que cuenta con magníficos escenarios como son el prestigioso Teatro Campoamor, el de la Filarmónica, o el modernísimo Auditorio Príncipe Felipe. En este sentido, un nuevo e impresionante Palacio de Congresos está irrumpiendo ya en el skyline ovetense. Se trata de un vanguardista diseño del laureado arquitecto Calatrava, que causa admiración a cualquier observador. Y ya, en las afueras, no hay que perderse el arte pre-románico de San Miguel y Santa María del Naranco, joyas declaradas Patrimonio de la Humanidad

Gran Hotel Balneario Las Caldas
A tan sólo 8 km. de Oviedo, en una privilegiada situación entre el mar y la montaña, junto al río Nalón, se encuentra este complejo termal de cinco estrellas, digno de dedicarle una estadía. Es el gran balneario de Asturias (www.lascaldasvillatermal.com) que satisface las necesidades más exigentes. El uso de sus aguas mineromedicinales, que brotan en el mismo interior del hotel, mediante modernas técnicas y tratamientos, es el destino idóneo para quienes quieran estar y sentirse bien. Las Caldas conjuga en sus novedosas instalaciones el aspecto terapéutico y el más lúdico, esto es, bienestar y diversión. No en balde el balneario dispone en sus alrededores de campos de fútbol, golf, tenis, etc. así como un programa titulado Naturaleza de Cercanías, que propone al visitante la posibilidad de observar de cerca osos, buitres y salamandras. Oviedo y su entorno natural te espera.

www.franciscogavilan.net.
Más info: Ofricina de Turismo. Plaza Constitución, 4;
e-mail:turismo-oviedo@ayto-oviedo.es; Tel. 984 086060

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic