inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 20 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/05/2007 - Francisco Gavilán Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Tren de la fresa
Un viaje romántico a Aranjuez que recrea su legendaria historia.

¿Has conocido a alguien al que no le guste la fresa? Resulta difícil encontrar a alguna persona a la que no le seduzca gastronómica o visualmente esta suculenta y fragante fruta. Ahora, además, cualquiera que esté interesado en ella tiene la posibilidad de acercarse sobre raíles a  Aranjuez, la capital de la fresa, de una forma romántica y turísticamente atractiva. Desde hace años, el Tren de la Fresa transporta al viajero desde Madrid a Aranjuez y le brinda la oportunidad de recrear los fines de semana aquel histórico ferrocarril que, según cuenta la leyenda, llegaba hasta la misma puerta de la residencia real, y cuyos últimos metros eran de plata.

Saliendo de la moderna estación de Puerta de Atocha-Ave se puede revivir cada fin de semana, desde marzo a junio, un viaje al pasado: el recorrido rememora el que realizaron hace más de 150 años los viajeros que inauguraron la línea Madrid-Aranjuez. Durante el trayecto (una hora), azafatas vestidas de época obsequian a los pasajeros con fresones, mientras éstos disfrutan de hermosos paisajes hasta su llegada a la hermosa y real villa que fuera residencia de los Reyes de España desde el siglo XVI.

En esa época, Aranjuez se convirtió en uno de los Reales Sitios donde estaba prohibido avecindarse. Fueron los Reyes de la Casa de los Austrias los que iniciaron la construcción  de parques, jardines, monumentos, iglesias, así como el definitivo Palacio Real, un majestuoso edificio de origen barroco. El paisaje cultural de Aranjuez es, por tanto,  uno de los más hermosos ejemplos de la fusión de la naturaleza y la obra del hombre. No en balde la villa ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad.

La Ciudad-Jardín por antonomasia
Pero teniendo ya el viaje en ferrocarril a Aranjuez un especial atractivo, conocer la ciudad es un regalo irrepetible para el turista. Visitar el Palacio Real y embelesarse con sus jardines, callejear por su casco urbano, declarado conjunto histórico-artístico, con sus típicos patios y corralas, sus fachadas remozadas, sus iglesias, sus plazas… Todo Aranjuez conserva el sabor y el encanto de la ciudad barroca embellecida por amplios y frondosos paseos arbolados. Un curioso paisaje geométrico, formado por largas avenidas de árboles centenarios que ordenan huertas y jardines que giran en torno a un eje central: el río Tajo. El origen urbano de Aranjuez se remonta a su conversión en Ciudad-Jardín y coto de caza de los reyes, a partir del siglo XVI, gracias a su carácter de frondoso oasis en medio de páramos meseteños. Aranjuez complementa su oferta turística con un moderno sector comercial y de servicios hoteleros que ofrecen una exquisita gastronomía propia (espárragos, carnes, etc.) cuya degustación es casi obligado culminarla con una gran variedad de frutas de su huerta, entre  la que destaca, obviamente, la fresa. En este sentido, también existen múltiples tiendas y tenderetes en las vías urbanas donde se pueden adquirir y catar todos sus productos típicos.

La excusión con el Tren de la Fresa contempla, además del viaje a Aranjuez y la degustación de fresones durante el recorrido, el traslado en autocar climatizado a la zona monumental, visita panorámica a la ciudad, así como visitas guiadas al Palacio Real y al Museo de Falúas. ¿Te lo vas a perder?

www.franciscogavilan.net.
Más info: Telf. Reservas RENFE: 902 24 02 02
(también en agencias de viaje) 
www.aranjuez.es

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic