inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 23 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
11/01/2008 - Francisco Gavilán Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Viena y su “saber vivir”
Historia y leyenda se funden en esta armónica ciudad.

Viena, que en otros tiempos vivía al ritmo del vals a tres tiempos, representa aún hoy la sonrisa de una ciudad serena, optimista y feliz. Basta con observar con qué afición se entregan los vieneses a pasar largos y relajantes ratos en los cafés clásicos. Esos donde, después de tomar un café o un chocolate líquido, te traen un pulcro vaso de agua. Esos son sus lugares preferidos para reunirse, deleitarse con un pedazo de tarta, charlar, discutir de negocios, o simplemente, leer el periódico. La vida social, junto a su amor por el arte y la música, es lo que se conoce como “Gemütlinchkeit” (el “saber vivir vienés”). Es un tópico inevitable vincular a Viena con la música. Pero es la verdad. Tan es así, que incluso en España hay agencias de viajes, como la de Youssef Oké (Viajes Austria, Tel. 91 366 47 57), que se dedican a organizar conciertos para músicos españoles en Austria. Y es que, en este sentido, Viena ofrece una selección infinita de conciertos: Mozart, Haydn, Schubert, Johann Strauss, Bruckner, Schönberg y Lehar (el autor de la célebre opereta La viuda alegre, que todo el mundo ha tarareado alguna vez). Son sólo unos ejemplos. Como la describió Cocteau, Austria es un país donde “el aire que se respira es música y donde hasta el silencio canta”.

Arte y placer en la tierra de Freud
Pero como no sólo de música vive el viajero, Viena le brinda otras muchas alternativas.

Monumentalmente, el barroco es omnipresente tanto en la arquitectura religiosa como profana. En otros países esto es un episodio más de la historia del arte. Pero en Viena encontró su tierra de elección. Entre otros muchos monumentos, nadie debería perderse visitar la Ópera, la Catedral de San Esteban, la Academia de Bellas Artes, la increíble Biblioteca Nacional, y ¡cómo no! los palacios. El de Belvedere, un armonioso conjunto de edificios rodeados de jardines, fuentes, chorros de agua; el de Hofburg, y muy especialmente, el Palacio de Schönbrunn, verdadera réplica del de Versalles, residencia de verano de la familia imperial. La visita por su interior te permite cotillear por los pasillos donde un joven Mozart cortejaba a una también jovencita María Antonieta, así como descubrir las galerías de los espejos, el camarín chino, con su fantástica decoración, las porcelanas, etc. Por todos los rincones del palacio se encuentran recuerdos napoleónicos.

Por otro lado, la zona central de la ciudad, llamada “Inner Stadt”, se puede recorrer paseando. En ella hay una sucesión inacabable de monumentos, parques, y avenidas bordeadas por los mejores tiendas en que satisfacer el impulso de las compras o calmar el apetito. A este respecto, hay que atreverse a probar platos típicos bastante condimentados. Como las truchas asalmonadas o el “Groestl”, plato nacional hecho con picadillo de carne, cebolla y patatas. Pero el genio culinario salta en los sabrosísimos postres. Así que reserva algo de espacio en tu estómago para este suculento final.

No se debe abandonar Viena sin darse una vuelta por el decadente y seductor Prater, inmenso parque natural poblado de múltiples atractivos y de cervecerías. Un panorama que puede dominarse por completo desde la atalaya que ofrece la Gran Noria, de 70 metros de altura, célebre desde que la inmortalizara  el recordado film El tercer hombre. Y también sería una herejía no acercarse al Danubio, el río de las canciones y de las leyendas, desde cuyas riberas se divisan los bosques vieneses que tanto inspiraron a Strauss y Beethoven. Al norte del río se observa el horizonte donde se desarrolló la famosa batalla de Austerlitz. Por donde quiera que pasees, la historia y la leyenda se funden en esta sosegada, armónica y sonriente Viena, al ritmo del “saber vivir vienés”.

www.franciscogavilan.net;
Más info: Ofic.Austríaca de Turismo.
c/ Juan Álvarez Mendizábal, 1-6º 9 ;
28008 Madrid. Tel. 91.5426832;
www.austriatourism.com 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic