inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 25 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
15/12/2008 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Estos jóvenes preparan y sirven los desayunos para el personal de la Fundación.
Un café por la integración social en la Fundación Juan XXIII
Gracias a la colaboración de Global Beam, 10 jóvenes del centro se preparan para ser los hosteleros del futuro.

 

Luis Miguel, Verónica, Aurora, Daniel, Jesús, Luis, Javier, Is-mael, Juan Antonio y Ramón quieren convertirse en profesionales de la hostelería, un objetivo en el que han puesto toda su ilusión. Saben que el mercado laboral es muy competitivo, más aún siendo discapacitados, y por ello se preparan a conciencia cada día en la nueva cafetería que Beam Global ha creado dentro de la Fundación Juan XXIII. Todas las mañanas, estos 10 jóvenes preparan y sirven los desa-yunos para el personal del centro y las visitas que este recibe. Detrás de la barra, en la caja o bandeja en mano, sacan adelante este proyecto a sabiendas de que la clave de su buen trabajo radica en la atención eficaz al cliente. “Estamos muy contentos con la evolución de los chicos. Tienen velocidades de aprendizaje diferentes, pero están trabajando fenomenal y en unos meses podrán incorporarse al mundo laboral”, afirma el coordinador, Juan María Prieto.

El programa de formación lleva en marcha desde el pasado mes de septiembre y comprende un total de 7 módulos que abarcan todo el proceso hostelero -desde la elaboración de los alimentos y su presentación hasta las técnicas de servicio para la venta de productos y atención al cliente-. Cada curso, impartido por técnicos superiores en restauración, preparadores laborales, psicólogos y pedagogos, tiene una duración de 300 horas, distribuidas en 100 teóricas y 200 de prácticas.

Punto de encuentro

En la actualidad, la nueva cafetería actúa como punto de encuentro de las personas que acuden a la Fun-dación. El objetivo, cuando los chicos estén más preparados, será a-brirla al público en general. Pero, además, los responsables de la Fundación tienen previsto ampliar el proyecto y ya trabajan enseñando a los chicos a preparar comidas para catering. “Hemos empezado con cosas muy básicas -sandwiches, etc.-, pero las impresiones son bastante buenas. Ya hemos preparado alguno y quedaron encantados”, afirma Juan María. El siguiente paso depende de todos, principalmente de las empresas para que rompan las barreras y les den una oportunidad a estos jóvenes profesionales que vienen pisando fuerte.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic