inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 24 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
14/05/2010 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Las áreas ajardinadas de Indalecio Prieto presentan esta imagen.
Imagen del Bulevar de Indalecio Prieto en Valdebernardo.
El exceso de excrementos caninos, una amenaza para la salud de los vecinos
En 2008 las motoverdes recogieron 2.003 kg. de deposiciones caninas de las vías y espacios públicos. Los vecinos piden más multas.

 

Caminar sin mirar al suelo por los parques, aceras, paseos y jardines del distrito es una opción arriesgada que se paga, en ocasiones, con algo más que una suela sucia. Los culpables de la situación, los excrementos caninos. Esos residuos tan desagradables al olfato como a la vista “que suponen, además, un riesgo importante para la salud de las personas, principalmente para los niños”, comenta un vecino de Villacarlos. Este bulevar es una de las zonas más castigadas por la abundancia de heces caninas. “Una pena -continúa el mismo ciudadano- pero lo cierto es que no puedes ni sentarte en los bancos porque sube muy mal olor”. El mismo que se respira en otras zonas como los jardines del Centro Cultural El Madroño o en Lago Erie. “Creo que esta es una de las calles más sucias del distrito en este sentido. Hay una parte de la fachada de un bloque que tiene una marca perenne de orines”, comenta una vicalvareña. “Además, una familia está denunciada porque su perrito hace sus necesidades en la terraza y caen hacia la calle”, explica indignada. 

En Valdebernardo la situación no es mucho mejor. Calles principales como Ladera de los Almendros acumulan excrementos en alcorques y aceras, y las zonas terrizas del Bulevar de Indalecio Prieto se han convertido “en un sanecan gigante”, tal y como denunciaba el portavoz adjunto del PSOE, Luis Mancera, hace unas semanas. 
 
¿Falta de civismo o de limpieza?
Desde el Ayuntamiento de Madrid lo tienen claro: “hacemos todo lo posible por mantener el distrito limpio de excrementos, pero la falta de civismo de algunos dueños de perros dificulta esta labor”. 

Según datos aportados por fuentes municipales, en 2008 las motoverdes recogieron, sólo en Vicálvaro, 2.003 kg. de deposiciones caninas; además, se facilitaron un total de 739.850 bolsas de guante en los sanecan; y se retiraron de los puntos de recogida 166.034 de esas bolsas con 16.603 kg. de excrementos. En total, 18.606 kg. de civismo frente a los otros miles de falta de respeto a la convivencia pública que permanecen en las calles. “El dato es claro -manifiestan esas mismas fuentes-: de las más de 700.000 bolsas que facilitamos, sólo se han usado 166.000”.

El distrito cuenta además con varias áreas caninas. Espacios específicos que no parecen utilizarse demasiado. 
 
Muy pocas multas
Pese a que la nueva Ordenanza de Limpieza y Gestión de Residuos estipula multas de entre 650 y 1.500 euros por no retirar los excrementos de los espacios públicos, la realidad es que son muy pocos los dueños sancionados. Por eso, los vicalvareños solicitan más rigor en la aplicación de las multas. “Ya que está claro que no podemos confiar en el civismo de algunos vecinos, que sea la Policía Municipal la que se encargue de vigilar a los dueños de los perros y ponerles multas. Algo tienen que hacer para que dejemos de tropezar constantemente con las molestas ‘cacas’, manifiesta un vecino de Valdebernardo.

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic