inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 24 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
15/02/2008 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Grandes grietas se abren a diario en edificios nuevos
EL DISTRITO ha visitado la parcela número 19, que se encuentra a la espera de un peritaje.

Aparecieron hace ya varios años y poco a poco han ido creciendo y multiplicándose hasta convertirse en la pesadilla de los vecinos. Son las grietas que brotan en fachadas y viviendas de varias parcelas de Valdebernardo. Algunas de estas comunidades de vecinos ya han llevado el caso ante los tribunales, otras se encuentran a la espera del juicio, pero sea como fuere lo cierto es que los afectados reclaman una solución urgente para un problema que temen se agrave con el paso del tiempo. 

Entre las causas de los desperfectos, y según el informe pericial realizado por encargo de los vecinos de la parcela 19, los arquitectos apuntan a una mala ejecución de las obras por parte de la constructora. Señalan además que los desperfectos no pueden ser achacados a una mala conservación por parte de la propiedad, ni al paso del tiempo, pues estos bloques de viviendas acaban de cumplir 10 años.

Viviendas
Este medio ha tenido acceso a viviendas y zonas comunes de una de las parcelas afectadas para comprobar in situ los desperfectos de la propiedad, y el panorama no deja lugar a la duda.

T.A. vive en uno de los bajos. Las grietas nacen desde su fachada y se extienden por paredes, techos y esquinas de toda la casa. Brechas por las que se cuela el frío y la humedad y que le han obligado a mover muebles y empantanar toda la casa. Esa misma situación la comparten sus vecinos de otro portal, un matrimonio que ha optado por reparar momentáneamente los desperfectos que más perjuicio les suponen.

En los pisos altos la situación no es mucho mejor y paredes y techos se abren cada día un poco más, lo que les produce filtraciones de agua e incluso algún desprendimiento del revestimiento. 

Garajes
Grietas, grietas y más grietas es lo que se aprecia a simple vista descendiendo a los garajes del inmueble. Horizontales, a media altura, muchas de ellas alcanzan los 6 metros de longitud y hasta un bolígrafo podría introducirse en su interior. Como consecuencia de ellas, el muro del aparcamiento ha perdido parte de su verticalidad y aparece abombado a la altura de los pilotes de sustentación. Un desperfecto que, según el informe pericial, podría adquirir una mayor gravedad de seguir evolucionando. Para estudiar este progreso, sobre las grietas han colocado unos testigos de escayola hace meses. Varios de ellos ya presentan fisuras nuevas.

Jardín
Una de las zonas más perjudicadas de la parcela es el jardín. A simple vista podría parecer que existen rampas de acceso al patio central, pero realmente se trata de un desnivel provocado por la cesión del suelo. Los vecinos aseguran que las farolas se instalaron a ras del suelo, pero en la actualidad y, como puede apreciarse en la imagen, se encuentran unos 10 centímetros por debajo. 

Otro de los pasillos, sin embargo presenta desprendimientos, lo que supone un grave inconveniente para las personas con movilidad reducida que residen en el edificio. “Está todo hecho una pena y no es normal en pisos construidos hace una década”, afirma uno de los vecinos.

Reclaman ayuda
Así las cosas, los afectados de la parcela 19 piden ayuda a las Administraciones, pues se sienten indefensos. Aseguran que pese a haber detectado los desperfectos antes de que expirara el seguro de la construcción, lo único que hizo la constructora fue poner parches en algunas zonas. “Pero evidentemente el problema aumenta cada día y tenemos miedo de que la situación empeore y el edificio se nos venga abajo, o de que tras el juicio tengamos que hacer frente a una reforma millonaria que debería ser sufragada por los responsables de esta problemática”. Ahora se encuentran a la espera de que el perito que han contratado ellos mismos valore los daños y las causas exactas que los pueden estar provocando. Después, decidirán si deben o no ir a juicio con el caso. Hasta ese momento, sólo les queda esperar, mientras se aferran a la esperanza de que no aparezcan nuevas fisuras o de que las existentes no vayan a más.
 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic