inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 20 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/06/2009 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El agua alcanzó los capós de los coches y cubrió parcialmente las paradas de autobús de este tramo de Minerva.
El garaje inundado.
Uno de los trasteros destrozados.
Las lluvias de junio provocaron graves inundaciones en Valderrivas
El Canal de Isabel II está elaborando un informe acerca del comportamiento hidráulico de la red de colectores. Tras conocerse las verdaderas causas, los vecinos anuncian que emprenderán acciones legales contra los responsables.




Los vecinos de la Vaguada de O´Donnell miran al cielo con temor. Las lluvias del pasado 16 de junio provocaron graves inundaciones en la calle y el edificio; y ya es la cuarta vez que las sufren en tan sólo un año. Cinco escasos minutos de lluvia torrencial bastaron para dejar tras de sí una imagen desoladora y un olor nauseabundo que se conserva dos semanas después del suceso. “El espectáculo fue dantesco”, comenta un vecino. “En la calle Minerva -continúa- se formó una enorme balsa de agua que impedía circular a los coches”. Balsa que, según cuentan, se desbordó por encima de la tapia de la urbanización, anegando el patio interior. Debido a la magnitud del suceso, se desplazaron hasta el lugar 8 dotaciones de Bomberos, 2 de Policía Municipal y 4 de Policía Nacio-nal, que inmediatamente procedieron a cortar el tráfico. 

Dentro de la urbanización continuaba el caos, el agua brotaba por los sumideros del patio en un geiser que alcanzó el medio metro de altura; la piscina se desbordaba y un río de agua y lodo ocasionaba visibles desperfectos en todo el perímetro. Pero nada comparado con la situación en la que se encontraban garajes y trasteros que sufrieron, sin duda, la peor parte de las inundaciones.

Fueron los vecinos del primer piso los que alertaron al resto. “Oyeron burbujear el inodoro y, como ya nos ha pasado más veces, supusieron que los garajes estaban inundados”, explica una vecina. Rápidamente, procedieron a sacar los coches a la calle. Una acción complicada, sobre todo para los residentes de Aurora Boreal 21 pues, el agua procedente de la calle se acumuló en la puerta, ya dañada desde la última inundación, hasta reventarla. “Y por si fuera poco -explica indignado un vecino- los policías se dedicaron a multarnos por aparcar mal”.

Otro de los garajes más dañados fue el del 52 de la calle Omega, donde ya han aparecido ratas como consecuencia de las aguas fecales filtradas. En ese bloque además, los pilotes de sujeción de la fachada están faltos de tierra, por lo que los vecinos temen que la estructura pueda sufrir daños. De hecho, parte de una de las aceras de la calle Omega permanece precintada por riesgo de derrumbe.

Trasteros reventados
40 centímetros alcanzó el nivel del agua en algunos garajes y otro tanto en los trasteros con más fortuna. En algunos, sin embargo, la presión del agua reventó puertas y paredes destrozando por completo cuantos ob-jetos se encontraban dentro. Un vecino, incluso, tuvo que abandonar precipitadamente la zona, por miedo a que el agua se le viniera encima. “Es una situación de catástrofe total en un edificio de seis años”, manifiesta la presidenta de la Mancomunidad, Elena Alfaro.

Causas
Poco se sabe acerca de las causas que provocan esta situación, pero los vecinos apuntan a que todo ocurre desde que hace un año realizaron obras en el colector de Omega. “Nos han explicado que las aguas pluviales de 11 calles van a parar aquí y si el colector no tiene capacidad suficiente, el agua busca salida por algún sitio”, comenta Elena. Temerosos de que con las tormentas de verano la situación se agrave, algunos de los afectados acudieron al Pleno del pasado 18 de junio para reclamar soluciones. La concejal, Carmen Torralba, se manifestó consciente de la gravedad de su situación y aseguró que se encontraban a la espera de las conclusiones de un informe sobre el comportamiento hidráulico de la red de colectores, elaborado por el Canal de Isabel II. A petición del grupo socialista, la edil se comprometió también a dar a conocer las conclusiones del informe, pero rechazó la petición socialista de que el Con-sistorio realizara su propio estudio paralelo. En declaraciones realizadas a este medio, Torralba manifestó además que, tras un informe previo que ya han remitido a la Mancomunidad, parece que podría haber algunos fallos en las acometidas del alcantarillado del edificio. No obstante, ha querido dejar claro que no eludirán responsabilidades.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic