inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 20 de agosto de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
15/09/2008 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El pintor Matías Huelves junto a una de sus obras expuesta en el Centro Social Polivalente.
Matías Huelves: Un pintor de prestigio internacional nacido en el distrito
El Centro Social Polivalente acogió una muestra con lo más representativo de su obra hasta el 12 de septiembre.

En su memoria sigue vivo el Vicálvaro de antaño. Ese de las grandes casonas y el ganado; ese aún independiente de la capital; ese que le ha servido de inspiración para muchos de sus cuadros. Y es que, aunque Matías Huelves Manzano es un pintor reconocido a nivel internacional, no olvida sus orígenes. 

Nacido en el distrito, sus cuadros han recorrido algunas de las galerías más importantes del viejo y el nuevo continente y, aunque lleva 30 años viviendo fuera, no duda en mostrarle su obra a sus antiguos vecinos siempre que tiene oportunidad. Así, desde el 14 de agosto y hasta el 12 de septiembre, los que se acercaron al Centro Social Polivalente pudieron conocer y disfrutar de unos cuadros que han impresionado a la crítica internacional. Entre los tesoros de esta muestra destacaron el Cristo de Belinchón, pintado para la iglesia de este pueblo; el paisaje de Olvera, que Huelves retrató durante unas vacaciones, y varios de sus bodegones. “Esta exposición es sólo un ejemplo destacado, aunque muy reducido de mi obra -afirma el artista-. La traje hasta aquí porque la concejal me lo pidió y me hacía mucha ilusión que mis ‘paisanos’ la conocieran”. 

Estar delante de un cuadro de Matías Huelves supone ver dentro del propio pintor. Sus inquietudes, su evolución -del Impresionismo hasta el Realismo actual- e incluso su estado de ánimo -desde los grises de su nostalgia a la viveza de color que refleja su alegría-. 

Aunque se inició en el arte de la pintura como hobbie, una íntima amiga le ayudó a descubrir que tenía talento para vivir de ello y desde entonces se dedicó a formarse en algunas de las escuelas más importantes de Madrid. Se manifiesta admirador de dos de los grandes maestros del pincel español: Velázquez y Zurbarán. Genios ambos, en cuyas obras se inspiró para pintar dos de sus cuadros más significativos: La adoración de los pastores y La Anunciación. Ambas obras decoran el retablo de Santa María de La Antigua, la ‘patrona’ de los vicalvareños. Una Virgen a la que le profesa especial devoción, por ello el pasado año vio cumplida una de sus mayores ilusiones cuando la retrató en un lienzo que alberga también el Templo. Tres obras en forma de tributo a ese antiguo pueblo que le vio nacer y que recuerda con nostalgia.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic