inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 23 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/06/2009 - Marina Osuna Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El taller de grafiti, uno de los más divertidos.
Ocio constructivo contra la exclusión social
Más de medio centenar de jóvenes y niños se acercaron a diario a los talleres que la Fundación Adsis organizó en el Parque de la Maceta durante el 15, 16, 17 y 18 de junio.

Educar, a través del ocio, fomentando los valores universales del respeto, la no competitividad y el trabajo en equipo. Ese era el objetivo de los talleres para jóvenes y niños que organizó el Centro de Jóvenes Paradoja durante los días 15, 16, 17 y 18 de junio. Cuatro jornadas repletas de diversión en las que participaron más de medio centenar de chavales. Los tres primeros días, chicos y chicas de entre 14 y 25 años fueron los protagonistas y disfrutaron en los distintos talleres organizados para la ocasión. Chapas, cuero, abalorios, tatoos, monederos, tazas, camisetas y espejos, sirvieron de excusa para entretener a todos los que se acercaron a las carpas levantadas en el Parque de la Maceta. El broche de oro a estas tres primeras jornadas lo puso el deporte. Fútbol, hockey y bádminton, para fomentar el juego en equipo y la sana competición.

El último de los días, se unió a la organización de este campamento urbano la Plataforma Infanto-Juvenil de Vicálvaro, que permitió desarrollar talleres orientados también a un público más infantil: garabatear, juegos con paracaídas, cajón flamenco, escribe tu nombre en alfabeto de convivencia, etc. 

Los organizadores de las jornadas valoraron de forma muy positiva este encuentro celebrado por cuarto año consecutivo con un gran índice de participación. “Estamos muy contentos porque los chicos participan, se divierten y aprenden a valorar otras formas de ocio”, señaló Patxi Gaztelu, director del Centro de Jóvenes Paradoja de la Fundación. Adsis lleva más de 40 años proporcionando oportunidades a las personas en riesgo de exclusión social. Un colectivo que crece cada año de forma considerable. “Desde nuestro centro de Vicálvaro ayudamos a muchos jóvenes de este tipo, de aquí y de fuera”, señala Gaztelu. En su opinión, la cultura es una de las mejores herramientas para combatir esta tendencia al alza, y criticó que desde las administraciones no se ponen en marcha muchas iniciativas acertadas en este sentido.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic