inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 23 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
07/10/2008 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Además de las carreras, los vecinos se quejan del ruido y de los destrozos en el mobiliario público.
Algunas calles de El Espinillo se convierten en pistas de carreras “puntuales”
“La calle Unanimidad se presta mucho a estas carreras ya que es una vía larga, de unos 400 metros, en la que no hay semáforos”, cuenta Ángel Pazos.

Carreras ilegales y trompos en El Espinillo. Avenidas como la de Orovilla o la Felicidad y calles como Unanimidad convertidas, “en momentos puntuales” como señala el presidente de la Asociación de Vecinos El Espinillo, Ángel Pozas, en pistas de carreras. Esta es la situación que llevan padeciendo desde hace algo más de un año los vecinos de este barrio de Villaverde. 

La calle Unanimidad es una de las vías donde puede haber más peligro. En ella está situado un instituto al que acuden decenas de estudiantes diariamente. “Lo que le ocurre a esta calle es que por sus características es una vía en la que es fácil que se hagan carreras. No hay ningún semáforo y está compuesta por cuatro carriles sin mediana. Se puede coger mucha velocidad porque no hay nada que te pare”, comenta Ángel Pozas. 

El presidente de la AA.VV. El Espinillo explica que esta calle termina en una curva cerrada de 90º que, “facilita que los coches terminen haciendo trompos o derrapando sin control”. Además, se trata de una vía de unos 400 ó 500 metros de largo en los que no hay ni semáforos ni nada que pare la velocidad de los vehículos. Pozas asegura que ya han denunciado estos hechos, “incluso el concejal del distrito, Joaquín Martínez, se ha pasado por aquí para ver la zona, pero de momento no hemos recibido una respuesta oficial”. 

“Es muy difícil pillarlos”
Cómo poder pillar a estos individuos con las manos en la masa es la principal pregunta que se formulan los vecinos de la zona. Su conclusión: se trata de algo muy complicado. “Normalmente esta gente se convoca a través de mensajes al móvil y entre ellos, es decir, procuran que no se enteren los medios  de comunicación para que no les graben o fotografíen. Por ello, cambian los horarios, los días y es muy difícil saber el momento en el que van a actuar”, señala Pozas. 

Hay vecinos que aseguran que están hartos. Al peligro que entrañan ya de por sí las carreras, hay que unir los ruidos producidos por los coches y por los jóvenes que participan en estas carreras. Pero además, también se han producido destrozos en el mobiliario público, en marquesinas por ejemplo, o en coches que están aparcados a ambos lados de la calle. Los vecinos piden que se instalen badenes, “pero que sean lo suficientemente elevados como para que los coches tengan que frenar y les sea imposible la realización de estas carreras”, concluye Ángel Pazos.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic